Capitan America El primer vengador

   

Capitan America: El primer vengador 

Es una película de superhéroes estadounidense de 2011 basada en el personaje homónimo de Marvel Comics, producida por Marvel Studios y distribuida por Paramount Pictures.​ Es la quinta entrega del universo cinematográfico de Marvel. La cinta fue dirigida por Joe Johnston, con un guion de Christopher Markus y Stephen McFeely, y protagonizada por Chris Evans, Hugo Weaving, Hayley Atwell, Sebastian Stan, Dominic Cooper, Neal McDonough, Derek Luke, Kenneth Choi, Stanley Tucci, y Tommy Lee Jones. El filme transcurre en su mayor parte durante la Segunda Guerra Mundial, y cuenta la historia de Steve Rogers, un hombre enfermizo de Brooklyn que se transforma en el super soldado Capitán América para ayudar en la guerra. Rogers debe detener a Red Skull, el despiadado jefe de armamento de Adolf Hitler y el líder de una organización que pretende usar un artefacto llamado el «Teseracto»b​ como una fuente de energía para dominar el mundo. 


Todo comienza en el presente, con unos científicos de la organización llamada S.H.I.E.L.D.  Quiene se encontraban en el Ártico cuando descubren los restos de un avión sepultado bajo  el hielo, por lo que  ellos entran al avión y se encuentran con un objeto circular metálico congelado de color rojo, blanco y azul con una estrella blanca en el centro, logrando concretar el objetivo de su misión.

En marzo de 1942, el oficial nazi Johann Schmidt y sus hombres entran a la ciudad de Tønsberg en  Noruega ocupada por los Nazis, para robar una misteriosa reliquia llamada el Teseracto, que posee poderes incalculables. Mientras tanto, en Nueva York, Steve Rogers es rechazado por el reclutamiento militar de la Segunda Guerra Mundial debido a varios problemas de salud física.

 Mientras asiste a una exhibición de futuras tecnologías con su amigo el Sargento. James «Bucky» Barnes, Rogers nuevamente trata de enlistarse. Al escuchar la conversación de este con Barnes sobre su deseo de ayudar en la guerra, el Dr. Abraham Erskine le permite unirse al ejército. Rogers es reclutado para la Reserva Científica Estratégica como parte de un experimento de «súper soldado» bajo el mando del Dr. Erskine, el Coronel Chester Phillips y la agente británica Margaret "Peggy" Carter. Phillips no está convencido por las afirmaciones de Erskine sobre que Rogers sea la elección correcta para el procedimiento, pero cede después de verlo cometer un acto de valentía abnegada con una granada de mano falsa. La noche anterior al tratamiento, Erskine le revela a Rogers que Schmidt se sometió a una versión imperfecta del procedimiento y sufrió efectos secundarios permanentes.

De vuelta en Europa, Schmidt y el Dr. Arnim Zola experimentan con la energía que contiene el Teseracto y consiguen estabilizar su incalculable poder para así impulsar todos y cada uno de los inventos de Zola y crear armas de destrucción mucho más avanzadas, montando una ofensiva que cambiará todo el curso de la guerra y al mismo tiempo del mundo. Schmidt descubre la ubicación de Erskine y envía a un asesino a matarlo. En los EE. UU. este somete a Rogers al tratamiento del súper soldado, inyectándole un suero especial y dosificándolo con «vita-rayos». Después de emerger del experimento más alto y musculoso, uno de los presentes mata al Dr. Erskine, revelándose como el asesino de Schmidt, Heinz Kruger. Rogers lo persigue y captura, pero el asesino evita que lo interroguen suicidándose con una cápsula de cianuro.

Con el Dr. Erskine muerto y su fórmula de súper soldado perdida, el senador estadounidense Brandt hace que Rogers viaje por la nación en un colorido disfraz como el «Capitán América» para promover los bonos de guerra, en vez de permitir que los científicos lo estudien e intenten redescubrir la fórmula de Erskine. En 1943, mientras está de viaje en Italia actuando para soldados activos, Rogers se entera de que la unidad de Barnes ha desaparecido en acción en una batalla contra las fuerzas de Schmidt. Negándose a creer que Barnes está muerto, Rogers hace que Carter y el ingeniero Howard Stark lo lleven volando tras líneas enemigas para montar un intento de rescate individual. Rogers se infiltra en la fortaleza de la organización de Schmidt, Hydra, liberando a Barnes y otros prisioneros. Rogers confronta a Schmidt, quien se quita su máscara, revelando un rostro rojo calavérico que le valió el sobrenombre «Red Skull». Este escapa y Rogers regresa a la base con los soldados liberados.

Rogers recluta a Barnes, Timothy "Dum Dum" Dugan, Gabriel "Gabe" Jones, Jim Morita, James Montgomery Falsworth y Jacques Dernier para atacar otras bases de Hydra conocidas. Por otro lado Howard Stark provee a Rogers con un equipamiento avanzado y notando que Rogers está encariñado con su escudo, Howard diseña varios prototipos de escudos para Rogers, pero solo se interesa en un escudo circular hecho de vibranium, un raro metal casi indestructible. El Capitán y su equipo rápidamente sabotean varias fábricas de operaciones de Hydra. El grupo luego asalta un tren que llevaba a Zola, capturándolo con éxito, pero por desgracia Barnes se cae al vacío y lo declaran muerto en acción.c​ Usando información extraída de Zola, se localiza la fortaleza final de Hydra y Rogers dirige un ataque para evitar que Schmidt use armas de destrucción masiva sobre ciudades estadounidenses y poco después otras ciudades principales alrededor del mundo. Rogers sube a bordo de la aeronave de Red Skull justo cuando esta despegaba. Durante la pelea subsecuente, el contenedor del Teseracto sufre daños. Schmidt sujeta el Teseracto con su mano, causando que se disuelva en una luz brillante. El Teseracto rápidamente se cae al suelo, atravesando el metal del avión y se cae directo al océano. Al no ver ningún modo de aterrizar el avión sin el riesgo de detonar sus armas, Rogers decide estrellar el avión en el Ártico, no sin antes prometerle a Peggy una cita. Finalizada la guerra el equipo de Rogers son vistos en un bar y beben unos tragos en su honor por su sacrificio, mientras que por otro lado Howard recupera el Teseracto del fondo del océano, pero no logra localizar a Rogers y tampoco al avión perdido, presumiéndolo muerto en acción, pero a pesar de todo Howard decidió seguir buscándolo, por otro lado Peggy y el Coronel Phillips se preparan para dejar la oficina de inteligencia, pero antes de retirarse el coronel le entrega a Peggy el expediente de Rogers para que esta jamás olvide cuanto lo amaba.

Rogers se despierta en una sala de hospital con estilo de la década de 1940. Pero a partir de una transmisión de radio anacrónica de un partido de Béisbol de marzo de 1941 y sabiendo él que estuvo en ese partido deduce que algo anda mal, rápidamente Rogers huye de las instalaciones y se aparece en el Times Square de la actualidad y a la vez confundido por lo que ocurre a su alrededor, súbitamente Nick Fury, director de S.H.I.E.L.D., se aparece en la escena y le informa que tanto él y la organización trataban explicarle lentamente todo lo que ocurría y que además Rogers ha estado «dormido» por más 70 años, luego Nick le pregunta a Rogers si se encontraba bien y este le responde que si y que solo recordaba que tenía una cita pendiente con alguien.

En una escena post-créditos, Rogers aparece golpeando un saco de boxeo y Fury se acerca, proponiéndole una misión con ramificaciones internacionales.