Kenan & Kel


Ambientada en Chicago, Illinois, Kenan & Kel sigue a Kenan Rockmore y Kel Kimble, un par de estudiantes de secundaria que se enfrentan a varias desventuras, que generalmente ocurren como resultado de que Kenan ideó un plan para enriquecerse rápidamente o evitar problemas con sus mayores. Estos esquemas a menudo se frustran como resultado de la naturaleza 
distante y feliz de Kel.

Kenan Rockmore (Kenan Thompson), y a su mejor amigo Kel siempre se le ocurren cosas nuevas, las cuales siempre terminan en un problema. Empleado de Rigby's, Kenan está enamorado de Sharla desde hace tiempo, aunque cuando la contrataron parecía como si solo se impresionara por como se ve, puesto que sin importarle, en su primer día, deja a Sharla en la tienda totalmente desinformada y sin saber qué hacer, cosa que hizo que la tienda se cayera abajo. Kenan, como se mencionó antes, es astuto, con planes inspirados en algo que hizo Kel (en la mayoría de los casos), que siempre podrían resultar, pero siempre salen mal gracias a Kel.

Lo irónico es que siempre tienen pasos de reserva para poder salvarse de los problemas, que son casi inminentes, pero como siempre es arruinado por Kel. Kenan tiene personalidad sarcástica, y lo hacen enojar fácilmente, sobre todo Kel, con ojos saltones (especialmente cuando está impresionado), con cabello con trenzas, que con el pasar del tiempo le va creciendo, pero siempre con trenzas, Su frase celebre es "¿POR QUÉ?".

Kel Kimble (Kel Mitchell). Es el mejor amigo de Kenan, adora la gaseosa de naranja más que a nada. Es muy hiperactivo, torpe e infantil, lo que hace que parezca tonto, pero en realidad tiene una gran inteligencia, como demostró en unos test de inteligencia en la que obtuvo 98 aciertos de 100 y muy responsable al cumplir las tareas escolares. Siempre es el causante de los problemas. Es ágil y rápido, puesto que durante la serie hace muchas acrobacias, él no le gusta las competencias porque se pone nervioso y se desmaya. Exteriormente, Kel no tiene nada realmente reseñable, aunque sí hay algo, es sin duda su muy extenso uso por sombreros, no hay ningún episodio en el que no use uno, y muy pocas veces no los está usando, incluso a veces duerme con uno.

Siempre golpea a Roger de alguna forma, razón por la cual Roger lo odia, aunque Kel siempre dice que fue un accidente, incluso una vez le promete a Roger que no habrá más accidentes, promesa que no duró ni 10 segundos. En toda la serie, las tonterías de Kel son tantas que siempre lo meten a él y a su mejor amigo en un lío tras otro. También inventa cosas que son imposibles de creer o hacer, como cuando el daña la puerta del congelador de un restaurante y todos en el lugar quedan encerrados, en un momento Kel sugiere agarrar dos picos de hielo y encender una hoguera.

Aunque él sabe que es por su culpa que todo sale mal, siempre culpa a Kenan de que él sabía que los atraparían, cosa que es cierta, siempre se toma una gaseosa de naranja sin pagar. Su frase célebre es "¡OH... AHÍ VAMOS!". Kel tiene un buen corazón, lo demostró cuando se hizo rico con un billete de lotería y le dice a Kenan «Compartiré mi riqueza contigo» y se abrazan.

Su nombre completo sólo es revelado en el capítulo en que gradúan de la secundaria. Además, en dicho episodio se revela que su padre es un físico nuclear y su madre una neurocirujana, razón por la que están muy ocupados y no pueden asistir a tal ceremonia (y quizá es por eso que Kel se la pasa casi siempre en casa de Kenan y en todas partes).

El programa emplea una serie de gags de carrera. Los episodios se abren y cierran con Kenan y Kel rompiendo la cuarta pared al interactuar con una audiencia de estudio, de pie frente a una cortina roja que se coloca frente al set principal mientras todavía están en el personaje. Un gag de las aperturas es que Kel nunca sabe de qué se trataría el episodio de la noche y Kenan se niega a decírselo, mientras que los cierres con frecuencia presentan a Kenan ideando un nuevo esquema, a menudo pidiéndole a Kel que consiga varios artículos variados y se reúna con él en algún lugar. Agotado las dos veces, Kel exclama su eslogan, 
"¡ay, aquí va!".

Kenan & Kel