Remi, el niño de nadie 


La historia trata de un niño de nombre Remi y proveniente de una aldea llamada Chavanon. Vive con la señora Barberin, quien lo había recogido siendo un bebé y lo había criado a escondidas de su esposo, que constantemente se hallaba en París. A la edad de 8 años, tras saber que es adoptado, fue vendido contra su voluntad por su padrastro a un actor ambulante italiano, el Señor Vitalis, por el precio de 40 francos para trabajar como ayudante, actor y músico. Trabajando con él, aprende muchas cosas como a leer, escribir, tocar instrumentos musicales, etcétera; además, toma mucho aprecio por los animales que usa en sus presentaciones, en especial por un perro llamado "Capi" (de Capitán) y un pequeño mico de nombre "Corazón Alegre".

La historia está llena de situaciones dramáticas, como la muerte de los perros Dulce y Servino al ser atacados por lobos, la del mico Corazón Alegre por neumonía y la del propio señor Vitalis, al proteger a Remi y Capi de morir congelados en una tormenta de nieve. Ambos son recogidos por el señor Acquin, entre cuyos hijos se encuentra Lise, quien no puede hablar a causa de haber padecido escarlatina. Posteriormente se revela que el señor Vitalis había sido un famoso cantante de ópera que se retiró después de haberle fallado la voz en un concierto, quedando así en el olvido. Sin embargo Remi y Capi se ven obligados a reanudar la vida ambulante tras la quiebra financiera del señor Acquin. Más adelante en la serie, llegan a París y ahí se les une Mattia, un niño italiano, músico nato, rebelde y desvergonzado que resulta ser un contrapeso perfecto para Remi. Con su nuevo amigo continúa conociendo distintos pueblos y ciudades de Francia, y con él vive nuevas aventuras y desventuras.


Remi, el niño de nadie