Como fue que la pelicula "Suspiria" le cambió la vida Dakota Johnson Para Siempre


Dakota Johnson

Actuar no siempre es fácil para los actores, sobre todo en los intensos rodajes, así que ¿cómo le pasó factura a Dakota Johnson la película Suspiria: El Maligno del 2018? Y ¿valió la pena todo? Sigue atento a las respuestas.

Suspiria: El Maligno es un remake de un clásico de culto de 1977 del cineasta italiano Dario Argento. La historia básica es la misma en ambas versiones, que gira en torno a sucesos sobrenaturales en una academia de baile. Pero el director Luca Guadagnino decidió dar su propio giro a la película original, sobre todo en lo que respecta a los elementos de terror y la estética del remake. 

Suzy, una inexperta pero talentosa bailarina estadounidense, viaja a Berlín desde Ohio para hacer una prueba en una prestigiosa compañía de danza. Su bailarina principal, Patricia, se va, porque perdió la cabeza, por eso Suzy consigue ocupar su espacio en la compañía y se instala en la residencia. Pero, pronto se hace evidente que la marcha de Patricia no era lo que parecía, y puede que tenga algo que ver con una terrorífica conspiración mágica.

El remake rinde homenaje a la versión de 1977, pero, como el propio Guadagnino dijo a Flickering Myth, no intenta ser lo que él llamó "un parásito del original". Por un lado, la paleta de colores del remake es más tenue que la original de Argento, y la ambientación tenía que reflejar eso. En lugar de usar la película original como referencia estética, Guadagnino se basó en el cine alemán de los años 70, como las obras del famoso director Rainer Werner Fassbinder.

La diferencia clave entre el original y el remake es la incorporación de la danza, que se adentra en el terreno del horror corporal grotesco. Guadagnino consideró importante que las secuencias de baile estuvieran relacionadas con los rituales de brujería. En consecuencia, la coreografía de Suspiria: El Maligno tenía que ser lo suficientemente potente como para hechizar a su público.

Dakota Johnson tomó clases de ballet de niña, pero se entrenó con bailarines expresionistas alemanes por un año antes del rodaje. También siguió entrenando antes y después de los rodajes. Johnson describió la coreografía de la película a la revista W Magazine diciendo:

"Suzy siente una atracción sobrenatural desde el centro de su cuerpo. Es sexual de manera animal. Es sexual de un modo agresivo y exploratorio. Pero no es sexual para ser sexy".

Canalizar esta sensación añadió capas adicionales de dificultad e intensidad a la coreografía. Además de las exhaustivas exigencias físicas de la película, sus temas de manipulación sobrenatural tenían que pesar mucho en la mente de cualquier intérprete que canalizara las emociones de su personaje. La película acabó pasando factura a la actriz principal, Dakota Johnson, quien, según su entrevista con Elle, tuvo que ir a terapia después.

Más tarde aclaró sus comentarios a EW, diciendo:

"Soy una persona muy sensible y absorbo los sentimientos de mucha gente. Cuando trabajas a veces con temas oscuros, pueden quedarse contigo y luego hablar con [mi terapeuta] sobre eso es una forma muy agradable de seguir adelante con el proyecto".

Por suerte, Johnson y Guadagnino ya habían colaborado antes, en el drama del 2015 Cegados Por El Sol. Johnson se refirió a la compenetración creativa que construyeron en una entrevista con Hey U Guys, explicando que el dúo actriz-director se esfuerza por hacer que su entorno sea seguro para todos, un componente esencial de una película tan intensa como Suspiria: El Maligno.

Luego está el entorno en el que se rodó la película, que fue un reto en sí mismo. Gran parte de Suspiria: El Maligno se rodó en un hotel abandonado sin calefacción central en pleno invierno. Johnson declaró luego W Magazine que estar en el hotel le provocaba pesadillas. Uno de los miembros del equipo incluso resultó herido durante la producción: Johnson recordó...

"Nuestro primer [ayudante de dirección] se rompió la pierna: se cayó en uno de los decorados. Era un set peligroso".

Pero al final las presiones del rodaje merecieron la pena. Johnson explicó:

"[Lo] pasamos muy bien rodando. Todos nos sentimos tan salvajes y apasionados por ella; ahora, verla en su forma final es realmente una sensación de logro".

Al describir sus momentos favoritos de terror en la película a MTV UK, Guadagnino señaló:

"Todo lo que describimos proviene del increíble poder de interpretación de estas maravillosas actrices". 

Definitivamente no se equivoca: Dakota Johnson y el resto del reparto son decisivos a la hora de ofrecer los momentos de suspenso y gore que hacen morder las uñas, momentos que hacen de Suspiria: El Maligno una película tan retorcida.


Del canal de YouTube: Looper Español


Visita todas las secciones que tenemos para ti en Metropolis 86 No repare en gastos

todas las secciones

Episodios y Peliculas