Hamtaro

Laura Haruna junto a sus padres, su hámster Hamtaro y su perro Brandy se mudan a una nueva casa en una nueva ciudad. Cuando Laura no está pendiente de Hamtaro, él a veces lo aprovecha para salir de su jaula y en una de esas ocasiones encontró detrás de la cama de Laura un camino secreto hacia el tejado de la casa desde donde hay una tubería por la que Hamtaro puede meterse dentro y bajar por ella hasta fuera de la casa, la primera vez que Hamtaro sale así de casa encuentra a Manchitas, otro hámster con dueña. Hamtaro y Manchitas acaban en unos túneles subterráneos hechos por un hámster sin dueño llamado Jefazo que les enseña a los dos su casa, ese mismo lugar oculto de los humanos se acaba convirtiendo en el lugar para que hámsters se reúnan y se diviertan juntos: El Ham-Ham Club. Desde entonces, cuando sus dueños no están pendientes de ellos, cuando no hay peligro de que les descubran los humanos, vienen a El Ham-Ham Club sus miembros: Los Ham-Hams. Cada uno estos hámsters es único por su personalidad, su manera de ser y sus relaciones con otros hámsters, destacando sobre todo que una recién llegada de Francia llamada Lacitos empieza a tener ciertos sentimientos de amor por Hamtaro que se van aumentando y fortaleciendo día a día mientras un hámster muy peculiar llamado Tigrillo se une a Los Ham-Hams para volver a reunirse con su hermana Tigrilla tras tanto tiempo separados... y también para intentar ligar con chicas.


Hamtaro