Santa Cláusula 3: complot en el Polo Norte

Scott Calvin, también conocido como Santa Claus, está teniendo dificultades para la gestión de la Navidad de este año. Su esposa, Carol, está esperando su primer hijo y tiene miedo de que Scott haga su entrega mientras que ella está haciendo la suya. Mientras tanto, Santa es convocado a una reunión del Consejo de Figuras Legendarias, compuesto de la Madre Naturaleza​, el Padre Tiempo​, el Conejo de pascua, Cupido, el Ratoncito Pérez o duende de los dientes y el Arenero. Jack Frost también aparece y está celoso porque no tiene una fiesta u ocasión especial en su honor y se ha estado promocionando a sí mismo durante la Navidad con figuras de cartón con su imagen y el mensaje: "Feliz Frostividad". La Madre Naturaleza y el Padre Tiempo acusan a Jack Frost de tratar de eclipsar a Santa, y a todas las otras figuras legendarias, por lo que acuerdan castigarlo. Jack logra convencerlos de que solo le condenen a una leve sentencia de trabajos comunitarios en el Polo Norte. Scott acepta a regañadientes, y Jack ayuda a aparentar que el Polo Norte es Canadá con el fin de disimular ante la llegada de los suegros de Santa Claus. Sin embargo, Jack, que quiere tener el poder y la influencia de Santa, utiliza sus poderes para crear problemas técnicos con algunos de los equipos. La fábrica de Santa Claus cae en el caos y muchos regalos se destruyen, por lo que Scott se enfrenta a la posibilidad de que no haya suficientes juguetes para todos los niños a tiempo para Navidad.

Jack habla con Elf Curtis sobre el Salón de los Globos de Nieve, y descubre que la bola de nieve de Scott se puede utilizar para activar la "cláusula de escape", la cláusula más poderosa de todos los Santa Claus. Esta cláusula puede ayudar a escapar al Santa actual de su trabajo como Santa, si mantiene su globo de nieve y dice: "desearía no haberme vuelto Santa nunca", se activa la cláusula, y él puede volver al punto donde se convierte en Santa y evitar que el suceso ocurra.

Santa Cláusula 3: complot en el Polo Norte