Santa Cláusula

Scott Calvin es un exitoso ejecutivo que se encuentra divorciado de Laura. Juntos tienen un hijo llamado Charlie, que ya no cree en Santa Claus, probablemente debido a la influencia del nuevo esposo de su madre, un psiquiatra llamado Neal. Para su decepción, Charlie debe pasar la Nochebuena con su padre y, al quemar este la cena, ambos deben ir a comer a un restaurante familiar. Antes de dormir, Scott le narra un cuento navideño a su hijo, que vuelve a creer en Santa Claus. Por la noche, el niño oye un ruido en el tejado y asume que proviene de los renos. Su padre, escéptico, sale de la casa para investigar de dónde proviene el alboroto y observa a un intruso que intentaba entrar por la chimenea. Pero resulta que el supuesto intruso era nada más y nada menos que Santa Claus, el cual momentos después Scott le grita al hombre asumiendo erróneamente que se trataba de un ladrón y Santa por su parte se asusta por el grito, lo que a su vez provoca que este último accidentalmente se resbale por la nieve del techo y se caiga directamente al suelo, aparentemente muriendo por la caída. Mientras Scott trata de averiguar quién era la persona que se cayó del techo, Charlie se despierta para ver que ocurrió y se sorprende de ver a Santa Claus tendido en el suelo y asume que su padre accidentalmente lo mato, pero Scott le menciona a su hijo que no es así, ya que el hombre solo se resbalo del techo. Mientras ambos revisan los bolsillos del traje, estos encuentran una misteriosa tarjeta con un mensaje escrito en la parte trasera que dice: «Si algo me pasa, póngase mi traje, los renos sabrán qué hacer». Al no comprender que quiere decir y en el momento que ambos apartan la mirada, descubren que Santa había desaparecido sin dejar rastro, dejando atrás el traje, por otro lado Charlie, muy emocionado se sube al techo de la casa y descubre el trineo de Santa junto con los renos y le pide a su padre que se vista de Santa y se suba al mismo. Por su parte, Scott lo hace y vestido de Santa Claus, reparte los regalos que hay en una bolsa del trineo en algunas casas que estaban pendientes, con la ayuda de una «magia navideña» que le permite entrar por las chimeneas o tubos pequeños, entre otras cosas.

Santa Cláusula - Película