Una Navidad de locos

Luther y Nora Krank son un matrimonio que tiene una hija, Blair. Cuando ésta se marcha a Perú a pasar la Navidad, Luther decide "escaparse de la Navidad" y planea irse de vacaciones con su esposa a un crucero por el Caribe, sin fiesta ni adornos. Nora, sin embargo, no está de acuerdo con la decisión de su esposo, al igual que el simpático vecino de ambos, Vick Frohmeyer. En la Nochebuena, cuando por fin Nora accede a saltarse la fiesta, surge algo inesperado: a último momento, Blair decide regresar a casa junto con su prometido, Enrique. Luther y Nora deben hacer que el ambiente navideño vuelva a su hogar en el poco tiempo que tienen antes que su hija llegue. Si bien en un principio sólo Spike, el hijo de Vick, colabora con Luther y lo ayuda a colocar los adornos navideños, más tarde todos sus vecinos le ofrecen su ayuda, para agasajar a Blair y, sobre todo, a su prometido. Aunque la fiesta parece ir de la mejor manera, Luther intenta convencer nuevamente a Nora de tomar esas vacaciones por el Caribe, provocando el enojo de ésta, que lo tacha de "egoísta". Luther, arrepentido, le regala sus pasajes a su vecino Walt y a la esposa de este, Bev, la cual se encuentra gravemente enferma. Nora, consciente de este acto, perdona a su esposo y ambos se reconcilian.

Una Navidad de locos - Película