Batman vs Superman: el origen de la justicia


En una escena retrospectiva, Bruce Wayne de niño cae en una cueva mientras huye del funeral de sus padres, donde tiene un encuentro con murciélagos. En el presente, Bruce Wayne llega a Metrópolis al enterarse de que la ciudad está siendo atacada por kryptonianos. Con el propósito de evacuar totalmente el edificio de Empresas Wayne, el empresario llama a Jack O'Dwyer, un hombre de confianza, para que de la orden de evacuación. Sin embargo, el edificio termina siendo abordado por Superman y el General Zod, cuyos rayos ópticos destruyen las vigas de soporte del edificio, provocando un derrumbe que culmina en la muerte de Jack. Mientras camina por las calles aledañas al edificio en ruinas, Bruce rápidamente corre a socorrer a uno de sus empleados, que tenía sus piernas rotas a causa de una viga. Luego, Wayne divisa a una niña llorando en las cercanías y la salva de ser aplastada por escombros. Al preguntar por su madre, la niña señala que se encontraba precisamente en el edificio destruido, presuntamente muerta. En ese momento, Bruce Wayne observa la pelea entre Superman y el General Zod mientras regresan de la atmósfera y, dado de que su combate no solo ha cobrado la vida de O'Dwyer, sino también la de decenas de personas y destruido gravemente la ciudad, Wayne califica a Superman como una potencial amenaza para la humanidad.

Dieciocho meses después de aquel incidente, tanto Gotham City como la ciudad de Metrópolis se han recuperado de la destrucción, y tras la aparición de Superman, a pesar de sus incontables muestras de heroísmo y moralidad, en diferentes partes del mundo se sigue debatiendo sobre él y viéndole tanto como héroe y como amenaza.

Mientras, en una aldea de la república africana de Nairomi, el terrorista general Amajagh accede a dar una entrevista al Daily Planet, siendo Lois Lane la periodista encargada de realizarla. Lo que ignora Lane es que todo es una trampa de la CIA para capturar a Amajagh. Cuando el terrorista descubre los planes toma como rehén a Lois y asesina a su compañero Jimmy Olsen. Varios hombres que parecían servir a Amajagh asesinan a hombres de confianza del terrorista y a los habitantes de la aldea, para luego escapar intentando no dejar rastro. Superman impide que la CIA bombardee el lugar y rescata a Lois atacando a Amajagh. Días después, el gobierno estadounidense y los sobrevivientes del ataque culpan de todos los asesinatos a Superman, así como también a los invasores kryptonianos.

Por otro lado, Batman investiga a un hombre conocido como "Portugués Blanco" que según sus investigaciones planea llevar una bomba a Gotham City. Sin embargo, luego de interrogar a algunos criminales, pareciera ser que nadie sabe del Portugués. El siguiente objetivo de Batman es Anatoli Knyazev, que según sus sospechas tiene negocios con el hombre que busca. Al mostrar el rostro de Knyazev se aprecia que es el mismo hombre que lideraba a los mercenarios que cometieron la masacre en Nairomi. Batman intenta localizarlo, y sin que el criminal se de cuenta, hackea su móvil y revisa el registro de conversaciones, encontrando menciones del Portugués Blanco y comunicación continua con Lex Luthor, quien se convierte así en un sospechoso más.

Luthor ha hallado en el Océano Índico una kryptonita, un material extraterrestre capaz de degradar células kryptonianas. El millonario quiere forjar armas con esta para usarlas en contra de Superman o cualquier otro alienígena que pueda amenazar la Tierra. Con el fin de traer la kriptonita a Estados Unidos, le solicita a la senadora June Finch que intervenga políticamente. Sin embargo, contrario a sus planes, la senadora bloquea la licencia de importación pues no considera correcta la creación de estas armas. Por el contrario, el senador Barrows decide ayudar a Luthor y le otorga acceso libre a la nave kryptoniana que chocó en Metrópolis, además de entregarle el cadáver del General Zod para que realice experimentos.

Lois encuentra una extraña bala en la aldea de Nairomi y manda a analizarla. Sus investigaciones concluyen que este proyectil no es comercializado ni conocido en ningún lugar del mundo, por lo que contacta al ex general y ahora secretario de defensa Calvin Swanwick. Si bien en un principio se niega a darle información, de manera confidencial le cuenta que algunos servicios de inteligencia teorizan que el incidente de Nairomi fue una trampa para inculpar a Superman de la muerte de los involucrados, y que la bala fue fabricada en LexCorp. Sin embargo, Swanwick no puede dar una declaración oficial a la prensa, puesto que la información es altamente confidencial.

Bruce asiste a la inauguración de una biblioteca organizada por Lex Luthor, reunión a la que también fue enviado Clark Kent como reportero del Daily Planet. Wayne y Kent tienen una pequeña charla donde cada uno defiende al héroe de su ciudad (Batman y Superman respectivamente) y atacan las acciones del otro. Bruce aprovecha la instancia para colocar un aparato en las bases de datos de Luthor para copiar su información, pero el artefacto acaba siendo robado por una misteriosa mujer llamada Diana Prince. Días después, Wayne localiza a la mujer, quien dice que también está investigando a Luthor pues el magnate tiene una fotografía que le pertenece. Sin embargo, como no ha podido analizar el disco duro debido a lo avanzado de su encriptación, se lo devuelve a Bruce.

Clark investiga a Batman, descubriendo que tiene la costumbre de marcar con un murciélago a algunos criminales que envía a prisión y que días después son asesinados, por lo que sospecha que es él mismo quien ordena las ejecuciones. Además, de forma anónima, le llegan unas fotos de los cadáveres de las personas que mueren con la marca. En realidad, quien paga para que maten a esos presos es Knyazev.

Luthor contacta a Wallace Keefe, un hombre que a causa de la batalla en Metrópolis dieciocho meses atrás quedó inválido y ahora es un detractor de Superman. Luthor le regala una nueva silla de ruedas, cambia su apariencia física y lo convence de ir ante el senado para que en una audiencia pública declare en contra de Superman.

Mientras espera la desencriptación del archivo, Bruce tiene un sueño de un futuro apocalíptico donde el mundo es dominado por un malvado Superman, quien cuenta con un ejército de humanos armados y monstruos. En el sueño, Batman es un soldado rebelde que intenta conseguir kryptonita para vencer al malvado, pero cae en un trampa donde es capturado por su enemigo, que antes de asesinarlo lo acusa de haberle quitado a la mujer que representaba su mundo. Bruce despierta del sueño, pero luego vuelve a soñar, esta vez con un hombre vestido con un traje rojo y que al parecer viene del futuro. Este hombre le dice que la clave de todo es Lois Lane, que él siempre tuvo razón y que debe encontrarlos a todos.

Luego, en la Baticueva, Bruce logra decodificar el disco de Luthor y descubre que este sí estuvo involucrado con el Portugués Blanco, que resulta ser un barco, y que lo que él creía que era un bomba, en realidad es la kryptonita. Contrario a lo que le aconseja su mayordomo y mano derecha Alfred Pennyworth, decide que robará la kryptonita para ser él quien la convierta en un arma para destruir a Superman, pues lo considera una amenaza contra la Tierra.

En el Capitolio de la Nación se organiza una audiencia pública para que Superman entregue su versión de lo ocurrido en Nairomi. La senadora Finch fue contactada por Kahina Ziri, una testigo clave en el caso, quien le confiesa que Luthor le pagó para que mintiera acerca de lo ocurrido e incriminara a Superman. La audiencia da inicio pero antes de que la senadora haga público lo que ha descubierto, la silla de ruedas de Keefe explota destruyendo el lugar y matando a la mayoría de quienes estaban dentro. Además, Kahina también es asesinada. Muchos, entre ellos Bruce, sospechan que Superman pudo haber estado involucrado en el atentado, pues con todos sus poderes les parece difícil de creer que no se diera cuenta de la bomba que tenía a solo un par de metros. Tiempo después, Lois descubre que la razón por la que el héroe no vio el artefacto es que estaba recubierto de plomo.

Luthor accede a la nave kryptoniana en Metrópolis y leva hasta allí el cadáver del General Zod, ordenando a la nave que cree una nueva criatura usando el cuerpo del kriptoniano y su propia sangre. Luego, Lois Lane es secuestrada y llevada a la cima de la torre Lexcorp, desde donde el villano la arroja. La periodista es rescatada por Superman, quien se enfrenta a Luthor. El antagonista le revela a que conoce su verdadera identidad y que ha secuestrado a su madre, si Clark quiere salvarla, deberá enfrentarse a Batman y asesinarlo.

Diana recibe un correo de Bruce, quien le cuenta que gracias a los archivos desencriptados de Luthor sabe que ella es Wonder Woman, pues la fotografía que la heroína buscaba fue tomada en 1918 durante la Primera Guerra Mundial, delatando que la misteriosa mujer no envejece. Junto con la foto, Wayne envía vídeos de otros metahumanos, un chico que puede correr a gran velocidad, un hombre que puede respirar bajo el agua y nadar a una velocidad increíble, y al científico Silas Stone intentando revivir a su fallecido hijo Víctor Stone, utilizando la energía de una Caja Madre, cosa que al final parece tener éxito y su hijo Víctor se despierta y su cuerpo se empieza a convertir en una combinación entre humano y máquina.

La pelea entre Batman y Superman da inicio: el kryptoniano parece tener la ventaja pero el héroe de Gotham City le dispara un gas hecho de kryptonita, con el que anula temporalmente sus poderes. Eso le permite golpear a Superman una y otra vez sin contemplación, quien al no poder competir con la habilidad en combate de su rival, recibe fuertes golpes en la cara, espalda y abdomen. Sin embargo, el efecto de este gas se termina y rápidamente toma represalias contra Batman, pero antes de darle un fuerte golpe, su contrincante carga nuevamente su arma con el gas de kryptonita y le dispara, anulando nuevamente sus poderes y accidentalmente dañando severamente su propia máscara. Después de vencer al hombre de acero, Batman marca su victoria pisando el pecho de Superman. Valiéndose de una lanza con kryptonita pura, y a punto de matar a su oponente, escucha a Superman, derrotado y sin fuerzas, suplicándole que no permita que maten a Martha Kent, su madre. Batman se confunde recordando a su madre, lo que permite que Lois llegue a tiempo para aclarar lo ocurrido, impidiendo que Bruce mate a Clark. Lois les cuenta que la nave kryptoniana ha sido encendida, por lo que Superman se dirige a ver qué ocurre mientras Batman se dispone a rescatar a Martha, misión en la que obtiene éxito.

La criatura creada por Luthor despierta y es nombrada Doomsday, Empieza a luchar contra Superman, quien la arrastra hasta el espacio exterior. El gobierno estadounidense toma la decisión de disparar un misil nuclear. Una vez que el misil los alcanza, descubren que en lugar de matar a Doomsday solo lo hicieron más poderoso, puesto que su cuerpo es capaz de absorber esta energía. Batman, por su parte deduce que la única forma de acabar con esta criatura es usando la lanza de kryptonita, y sugiere atraer a este monstruo hasta donde momentos antes dejaron el arma y acabar con él. En plena persecución, el villano consigue derribar la nave de Batman y se prepara para asesinarlo, pero súbitamente aparece Wonder Woman, quien neutraliza el ataque de Doomsday y pelea contra él. Superman toma la lanza de kryptonita y la clava en el pecho del monstruo, que también entierra uno de sus huesos en el pecho del héroe, terminando con su vida.

Luthor es enviado a prisión pues se comprueba que estuvo implicado en el atentado al Capitolio. Allí es visitado por Batman, quien le advierte que siempre estará vigilándolo. El villano responde que un ser de entre las estrellas viene hacia la Tierra para devorarlos (refiriéndose a Steppenwolf y Darkseid).

Superman es honrado como un héroe militar y su cuerpo es enterrado en Smallville junto a la tumba de su padre, Jonathan Kent. Durante el funeral, Bruce le pide a Diana Prince que lo ayude a encontrar a otras personas con poderes pues presiente que deben estar juntos. En la escena final se observa que algunos granos de tierra sobre el ataúd de Clark empiezan a levantarse.