Bolt: Un perro fuera de serie


Un cachorro de pastor blanco llamado Bolt es adoptado por Penny, una niña de siete años de edad. Cinco años después, Bolt y Penny son estrellas en una popular serie de televisión llamada Bolt, en la que Bolt usa varios superpoderes para proteger a Penny de los villanos. Para que la actuación fuera más realista, los productores del show habían estado engañando a Bolt durante toda su vida, preparando la filmación de modo tal que el perro creyera que todo lo sucedido en el show era real y que realmente tiene superpoderes, que incluyen un "super ladrido" sónico increíblemente devastador. Cuando un episodio con final abierto le hace creer que Penny había sido secuestrada, Bolt escapa de su tráiler en Hollywood para rescatarla, pero en el proceso queda inconsciente y atrapado en una caja con poliestireno que es enviada a Nueva York.

En Nueva York, Bolt continúa buscando a Penny y, para su asombro y confusión, descubre por las malas que sus "superpoderes" son inútiles. Conoce a Mittens, una gata callejera que atormenta palomas para sacarles comida. Bolt obliga forzosamente a Mittens - quien inmediatamente se convence de que es un lunático - a llevarlo de vuelta con Penny, y ambos comienzan un viaje hacia el oeste en camión. Mientras tanto, en Hollywood, Penny queda angustiada por la desaparición de Bolt, pero es convencida por los productores de continuar filmando con un doble de Bolt menos experimentado.

Sorprendido al sentir hambre por primera vez, Bolt aprende con Mittens a fingir que es un perrito lindo con necesidades, lo que les consigue comida a ambos en un parque de casas rodantes. Rhino, un hámster temerario y fanático de Bolt, se une al grupo. La fe inquebrantable de Rhino hace que Bolt alimente sus ilusiones sobre sí mismo, pero permite a Mittens darse cuenta de que Bolt es un perro de televisión. Tras subir a un tren, Mittens intenta convencerlo, pero Bolt simplemente se frustra. Mientras intenta derrotarla con su "súper ladrido", aparece el control de animales y ambos son capturados y llevados a un refugio.

Bolt, liberado a mitad de camino por Rhino, se da cuenta y acepta finalmente que sólo es un perro normal, pero recupera su confianza cuando Rhino (negándose a asumir la realidad) lo exhorta a realizar un acto heroico. Rescatan a Mittens del refugio y, a medida que avanzan hacia el oeste, Bolt y la gata forman una amistad cercana en la que ella le enseña a ser un perro ordinario y disfrutar de las típicas actividades de los perros. Mittens hace planes para que los tres se queden a vivir en Las Vegas pero, al enterarse de que Bolt todavía está determinado a encontrar a Penny, le dice a este que Penny es sólo una actriz y que los humanos nunca aman verdaderamente a sus mascotas, eventualmente traicionándolas y abandonándolas como le había pasado a ella. Bolt se rehúsa a creerle y sigue solo hacia Hollywood. Poco después, motivados por Rhino, los dos amigos lo siguen.

Bolt llega al estudio y encuentra a Penny abrazando a su doble, sin saber que Penny aún lo extraña y que el afecto mostrado al doble era sólo parte de un ensayo. Con el corazón roto, Bolt se va, pero Mittens - que había logrado entrar al estudio - ve a Penny diciéndole a su madre lo mucho que extraña a Bolt. Mittens sigue a Bolt y le explica todo. Al mismo tiempo, el doble de Bolt entra en pánico durante una filmación y accidentalmente voltea unas antorchas, iniciando un incendio en el escenario con Penny atrapada adentro. Bolt la alcanza y ambos se reúnen en el estudio en llamas, pero no logran escapar antes de que Penny empiece a sofocarse por inhalación de humo. Penny le suplica a Bolt que huya pero este se niega a dejarla. Bolt utiliza su "super ladrido" a través del conducto de ventilación del estudio, alertando a los bomberos sobre su ubicación y permitiendo que ambos sean rescatados a tiempo.

Penny y su madre renuncian cuando su agente oportunista propone utilizar el incidente con fines publicitarios. El show continúa con actores de reemplazo y una trama nueva y bizarra que involucra una abducción alienígena. Penny adopta a Mittens y a Rhino, y la familia se muda a una casa rural a disfrutar un estilo de vida más simple y feliz con Bolt y las nuevas mascotas.