Fantasía

La obra está compuesta por siete secuencias que ilustran ocho fragmentos de piezas de música clásica, arreglados y dirigidos por el director de orquesta Leopold Stokowski, e interpretados por la Orquesta de Filadelfia. La última secuencia está acompañada por dos extractos musicales, y un intermedio separa las secuencias 4 y 5. Cada una de las secuencias está precedida por un corto comentario del narrador en el que la orquesta aparece en sombras chinescas.

La película, después de la aparición del título, comienza inmediatamente como si estuviéramos en un teatro: un telón se abre mostrando una escena en penumbras, las siluetas de los músicos que se van acomodando se perciben sobre una pantalla azul con sonidos de instrumentos afinándose. El narrador, como si estuviera retransmitiendo, da la bienvenida a los espectadores mientras explica al público que existen tres géneros de música; al mismo tiempo, algunos instrumentos van apareciendo, percibiéndose su sonoridad con claridad. Los tres géneros de los que habla son: música «narrativa», que cuenta una historia, «ilustrativa», que evoca una o varias imágenes, y música «absoluta», que existe por ella misma.