Frozen: Una aventura congelada


La historia se centra en la Princesa Elsa de Arendelle, quien tiene poderes mágicos para generar hielo; una habilidad que usa para jugar con su hermana menor, la Princesa Anna. En uno de sus juegos, Elsa hiere accidentalmente a su hermana. Sus padres, El Rey y La Reina de Arendelle, llevan a su hija Anna a una colonia de trolls liderados por Grand Pabbie. Él la cura, y por su bien borra los recuerdos de ella con Elsa, y le aconseja a Elsa controlar sus poderes. Sus padres aíslan a sus dos hijas, Anna y Elsa, dentro del palacio. Elsa empieza a despreciar a Anna, lo que provoca el distanciamiento entre ellas. Elsa elige anular su magia en lugar de controlarla, haciendo que se vuelva más insegura. Cuando las hermanas son adolescentes, sus padres desafortunadamente mueren en el mar.

Tres años después, cuando Elsa cumple 21 años, ella es coronada Reina de Arendelle; un evento que la aterroriza porque teme que sus poderes se manifiesten enfrente de todos. El castillo reabre sus puertas y dignatarios miembros de la realeza son invitados por primera vez en años. Uno de ellos es Duque de Weselton y el Príncipe Hans, del que Anna se enamora al verlo. La coronación de Elsa surge sin problemas, pero sigue distante de Anna. Cuando Hans se propone a Anna, Elsa se opone desatando sus poderes ante la corte. Elsa huye del reino, pero su magia suprimida envuelve a Arendelle en un eterno invierno. Al llegar a la Montaña del Norte, Elsa renuncia a su corona y crea un palacio de hielo en el que empieza a vivir una vida solitaria.

Anna se aventura a encontrar a Elsa y terminar el invierno, dejando a Hans a cargo. Se pierde, recogiendo suministros en la tienda de Wandering Oaken. Ella encuentra a un recolector de hielo, Kristoff, y su reno Sven, convenciéndoles de llevarla a las montañas. Un ataque de lobos hace que el trineo de Kristoff sea destruido. En plena caminata, se encuentran con Olaf, un alegre muñeco de nieve traído a la vida sin saberlo por Elsa, que se ofrece a llevarlos a ella. Cuando el caballo de Anna regresa a Arendelle solo, Hans se dirige a buscarla, acompañada por los secuaces del duque, que tienen órdenes secretas de asesinar a Elsa.

Al llegar al palacio de hielo, Anna se reúne con Elsa e intenta convencerla de volver; pero cuando ella revela lo que se ha convertido en Arendelle, Elsa se niega y agita; en medio de la discusión, Elsa congela el corazón de Anna. Ella entonces engendra una criatura gigante de nieve, Marshmallow, que persigue a Anna, Kristoff, y Olaf lejos. El cabello de Anna empieza a ponerse blanco, por lo que Kristoff la lleva a conocer a los trolls, su familia adoptiva. Grand Pabbie revela que Anna seguirá congelándose a menos de que haga un acto de amor de verdad, lo cual revertirá el hechizo. Kristoff lleva a Anna hasta Hans para que pueda darle el beso. Hans y sus hombres llegan al palacio de Elsa, llevándola prisionera. Anna es entregada a Hans, pero se niega a besarla, revelando que en realidad ha estado planeando tomar el trono de Arendelle; y planea eliminar a ambas hermanas. Encierra a Anna en un cuarto para morir, y miente a los dignatarios diciendo que Elsa la mató. Ordena la ejecución de la reina, pero ya había escapado del encarcelamiento.

Olaf libera a Anna y se aventuran a la nevada afuera para encontrarse con Kristoff. Hans enfrenta a Elsa afuera, afirmando que mató a Anna, causando que Elsa se derrumbara. Anna ve a Hans a punto de decapitar a Elsa; ella salta en el camino y termina perdiendo la vida al volverse una escultura de hielo. Elsa llora por la pérdida y abraza a su hermana, que repentinamente deshiela; por lo que se demuestra su heroísmo constituyendo un acto de amor verdadero.

Descubriendo que su magia es controlada por el amor, Elsa termina el invierno en la aldea. Tanto Hans como el duque son expulsados del reino. Anna y Kristoff se convierten en pareja, mientras que ambas hermanas se reúnen prometiendo nunca cerrar las puertas de nuevo.