La espada en la piedra

La película comienza en el reino de Inglaterra con la muerte del rey, lo que llevó a sufrir el terror de vivir en una era oscura. De pronto, una luz de esperanza comenzó a brillar y desde un lugar de la ciudad de Londres apareció una espada clavada en una piedra. Esta tenía en la empuñadura un mensaje el cual auguraba una importante profecía: "Quien logre sacar esta espada de la piedra será proclamado por derecho Rey de Inglaterra". Desde el instante en que apareció la espada, muchos valientes caballeros y empoderados nobles intentaron sacarla de aquella piedra en donde se encontraba clavada, pero no tuvieron éxito, por lo que la legendaria espada cayó en el olvido.

Algunos años más tarde, se presenta un muchacho huérfano de 12 años de edad llamado Arturo, quien en ese entonces sólo era conocido como "Grillo" y trabaja muy duro para ser un honorable escudero. Acompañando a su hermano adoptivo Kay, mayor que él, en un viaje de cacería, accidentalmente hace que pierda su flecha en el bosque. Grillo va a recuperar la flecha y cae en una casa extraña. Ahí conoce a Merlín, quien se denomina a sí mismo "el hechicero más poderoso de ese siglo", y a su búho Arquímedes, el cual tiene la capacidad de hablar y es sumamente inteligente. Merlín entonces le comenta a Grillo que él puede ver que tiene un gran futuro por delante del cual lo hará un hombre muy importante en la historia de la humanidad, y le anuncia que será su tutor a partir de ese momento. Decide irse a vivir a casa de Grillo; un castillo a cargo de Sir Héctor, uno de los caballeros del recién difunto rey. Sir Héctor no cree en la magia, y se niega permitir a Merlín vivir ahí para dar clases a Grillo. Entonces Merlín crea una "tormenta de nieve asistente", que persuade a Sir Héctor para que el mago se quede, aunque le da como habitación una torre vieja y decrépita con un sinnúmero de fugas; probablemente en un intento de que se fuera por decisión propia. Sir Pellinore, amigo y compañero caballero de Sir Héctor, llega con noticias sobre el torneo anual, una justa que se celebrará el día de Año Nuevo en Londres, solo que esta vez el ganador será coronado con el título de Rey de Inglaterra. Al escuchar estás noticias, Sir Héctor propone que Kay puede competir por el título, a pesar de la obvia ineptitud de este en las justas y la lucha con espada, así que lo nombran caballero.

Como primera lección, Merlín convierte a Grillo y a sí mismo en pez, pero casi son comidos por un lucio, finalmente siendo salvados por Arquímedes. Por llegar tarde a sus deberes, Grillo es enviado a la cocina como castigo. Merlín decide ayudarle y encanta todo en la cocina para que se limpie solo. Entonces, se lo lleva para enseñarle sobre la gravedad. Para esto se convierten en ardillas. Sin embargo, durante la lección se encuentran con dos ardillas hembras que se enamoran de ellos. Entonces Merlín pasa a enseñarle sobre las relaciones hombre-mujer/macho-hembra. Mientras, en el castillo, Sir Héctor se da cuenta de lo sucedido en la cocina y acusa a Merlín de brujería. Grillo trata de defender a Merlín pero por esa insubordinación sufrió un duro castigo, perdiendo el puesto de escudero de Kay. A pesar de eso, Merlín presiente que esto sería una gran oportunidad para transformar al muchacho en un hombre importante digno de su estirpe.

Para su tercera lección, Merlín trata de explicarle como vuelan las aves, pero Arquímedes se burla de él, por lo que Merlín le confiere la responsabilidad a éste para que lo enseñe. Transforma a Grillo en un gorrión y vuela junto con Arquímedes. Sin embargo, son atacados por un halcón. Debido a esto, Grillo cae por la chimenea de la casa de Madam Mim, una malvada bruja que utiliza el engaño y la magia negra en contraposición a la habilidad científica y la magia blanca de Merlín. Grillo le comenta que Merlín es el hechicero más poderoso, por lo que Madam Mim se transforma en gato y le comienza a perseguir, y cuando está a punto de atraparlo llega Merlín, quien es retado por Madam Mim a un duelo de magia para salvar a Grillo y demostrarle que la magia blanca es la mejor. Arquímedes explica que un duelo de magia es cuando dos magos se convierten en diferentes cosas y se intentan destruir el uno al otro.

Madam Mim pone las siguientes reglas: "1. Ni vegetales ni minerales, solo animales; 2. Ningún animal que no exista, como dragones pintos y otros; 3. Se prohíbe desaparecer". A lo cual Merlín agrega la última regla: "4. No hacer trampas." Comienza el duelo, y Madam Mim acaba haciendo trampa y desapareciendo. Los dos comienzan a transformarse en varios animales para atacarse el uno al otro. Madam Mim termina transformándose en un dragón morado, diciendo que no rompió las reglas comentando como escusa que no se mencionó nada de no convertirse en dragones de ese color. Ella termina atrapando a Merlín, pero él desaparece a su vista al convertirse en un microbio (Malagriptacopterosis). Gracias a esta última transformación de Merlín, Madam Mim comienza a tener manchas y sufre de fiebre, escalofríos y estornudos violentos. Abatida y enfadada por la derrota, Madam Mim termina enferma en su cama, pero Merlín le dice que no debe preocuparse porque recuperará su salud mientras tome mucho sol. Merlín, Arquímedes y Grillo regresan al castillo mientras Madam Mim grita que odia el sol, y habiendo aprendido Grillo la lección de que actuar con sabiduría es mayor poder que la propia magia.

Por la noche, en el castillo de Sir Héctor, se celebra una fiesta por la víspera del torneo en honor a Kay, quien está muy ansioso por convertirse en el Rey de Inglaterra; pero el nuevo escudero de Kay, Hobbs, se enferma, así que Sir Héctor restituye a Grillo su cargo como escudero, permitiéndole asistir al viaje rumbo a Londres. Grillo está tan emocionado y entusiasmado, a tal grado que se dispone a dar la noticia a Merlín; pero el mago al escucharlo, se siente muy decepcionado del muchacho y le reprocha el hecho de que todavía prefiera eso, en lugar de dedicarse a estudiar y enfocarse en su futuro. Con tristeza y frustración, Grillo explica que nunca podrá convertirse en ningún hombre importante debido a su condición de huérfano (condición que lo hace técnicamente un simple y corriente plebeyo) y entre lágrimas afirma que ser un escudero es la mejor posición que puede alcanzar. Incluso Arquímedes se conmueve al escuchar la cruda realidad en la que vive Grillo, lo que da a entender que el búho esta de acuerdo con lo sucedido. Pero esto sólo enfurece a Merlín, que sin saberlo lanza una inevitable blasfemia, la cual ha sido considerada como un hechizo muy mal habido, y a raíz de eso, se transporta a las Bermudas del siglo XX, dejando a Arquímedes y a Grillo totalmente confusos y abandonados a su suerte.

Sir Héctor, Kay, Sir Pellinore, Grillo y Arquímedes viajan a Londres para el torneo. Momentos antes del duelo de Kay, Grillo se da cuenta de que ha olvidado la espada de Kay en la posada, por lo que regresa corriendo. Sin embargo, la posada se encuentra cerrada, pues todo Londres está en el torneo. Arquímedes nota una espada en una piedra en el aptio frente a la iglesia, y se la señala al muchacho para que la lleve rápido al torneo. Cuando Grillo se acerca, logra sacar la espada de la piedra sin problemas y corre hacia el torneo, sin notar la profecía escrita en la empuñadura de la espada.

Cuando vuelve con la espada y se la da a Kay, este le reclama que esa no es su espada, Sir Héctor y el Barón Bart la reconocen como la espada legendaria en la piedra, haciendo que el torneo se detuviera por completo. Nadie puede creer que sea la espada de la piedra por lo que le piden a Grillo que los lleve al lugar donde estaba. Al llegar se dan cuenta de que sí es la espada y Sir Héctor la regresa a la roca. Le piden a Grillo que la saque nuevamente, pero cuando lo va a intentar, Kay lo quita y, dispuesto a apropiarse del título de Rey de Inglaterra a la fuerza, dice que si el muchacho ya la sacó cualquiera puede hacerlo. Kay intenta sacarla pero no puede, a lo que Sir Héctor le ayuda, y así se van juntando más personas, pero ninguno de los hombres presentes tiene éxito. Finalmente, Grillo saca la espada una segunda vez con suma facilidad frente a todos los presentes, especialmente en frente de Sir Héctor y Kay, quienes están muy sorprendidos con lo que ha sucedido. Al comprobarse que la profecía es realmente cierta, Kay no tiene más remedio que admitir la derrota y tragarse su orgullo de pensar que su ambición de ser rey ha fracasado. Sir Héctor finalmente le pide perdón a Grillo por haberlo maltratado tanto durante todos esos años, restituyéndole al muchacho el nombre de Arturo y todos lo proclaman absoluto y legítimo Rey de Inglaterra, alabando y arrodillándose ante él.

Al final se puede observar cómo el rey Arturo se encuentra sentado en el trono real, comentando que eso es muy aburrido y que él no quiere ser ningún tipo de rey. Cuando intenta escapar por la puerta de enfrente, al abrirla, todos le dan alabanzas como "¡Larga vida al rey Arturo!". La cierra e intenta salir por la puerta trasera, pero al abrirla nuevamente lo alaban "¡Que viva el rey!". Así que Arturo comienza lamentarse y añorar la compañía de Merlín, el cual aparece con gafas de sol, camisa, bermudas, gorra y zapatillas. Arturo le pregunta que dónde ha estado y este le comenta que en las islas Bermudas y en el siglo XX.

Entonces Arquímedes le cuenta lo que sucedió a Merlín y este le dice que ese era el gran futuro que le había augurado: ser el rey Arturo junto a sus Caballeros de la Mesa Redonda. Entonces, Merlín le cuenta a su protegido que va a ser un personaje de leyenda, dando a entender que la Leyenda del rey Arturo está por comenzar.


La espada en la piedra - Película animada de Walt Disney