Los Minions

Los Minions son pequeñas criaturas amarillas que han existido desde el principio de los tiempos, evolucionando de organismos unicelulares que existen solo para servir al villano más despreciable de la historia, desafortunadamente ellos no tienen tanta inteligencia y mataron accidentalmente a sus amos. Después de lanzar un Tiranosaurio a un volcán, hacer que un oso cavernario comiera a su líder cavernícola, aplastar a un Faraón con una pirámide, exponer al Conde Drácula a la luz del sol y disparar accidentalmente un cañón a Napoleón, los Minions se aíslan del mundo y comienzan una nueva vida en una cueva en Siberia. Después de muchos años, los Minions se deprimen por la falta de alguien para servir. Para recuperar su dignidad y sentido de propósito, Kevin, un audaz Minion, decide buscar un nuevo amo y pide ayuda. Stuart, un rebelde Minion, y Bob, un joven e inexperto pero entusiasta Minion, son reclutados.

El trío viaja a Nueva York en 1968. Después de pasar el día intentando mezclarse, los Minions terminan en una tienda por la noche, donde descubren accidentalmente una transmisión comercial oculta para villanos que anuncian la Villano-Con; una convención para villanos y supervillanos en Orlando. El trío se las arregla para conseguir un viaje con la familia Nelson luego de pedir un autostop y los impresionan con su villanía accidental después de ser perseguidos por la policía. En la convención, ven a Scarlet Overkill, una supervillana que inesperadamente los contrata y los lleva a su casa en Inglaterra, llamando al resto de los Minions para que se unan.

Scarlet explica el plan para robar la Corona del Estado Imperial para ella, y promete recompensar a los Minions si la roban, pero matarlos si no lo hacen. Su esposo, Herb, les proporciona inventos para ayudar en el atraco, pero casi son atrapados cuando entran a la Torre de Londres, lo que lleva a una persecución que termina con Bob accidentalmente chocando contra la Espada en la Piedra y liberándola, quitando a la Reina Isabel del trono y convirtiéndose en el Rey Bob. Furiosa, Scarlet confronta a los Minions, por lo que Bob abdica del trono a su favor. Sintiéndose traicionada, Scarlet encarcela a los tres en un calabozo para ser torturados por Herb antes de su coronación, pero ninguna de las torturas impartidas les causan daño, al final escapan con la intención de disculparse con Scarlet.

Después de dirigirse a la Abadía de Westminster, Stuart y Bob interrumpen la coronación arrojando inadvertidamente un candelabro sobre Scarlet, quien sobrevive y ordena que ejecuten al trío de minions. Docenas de villanos persiguen a los tres durante una tormenta eléctrica. Mientras Stuart y Bob son atrapados, Kevin se esconde en un bar, donde la Reina Isabel se encuentra. Él ve a Scarlet en un televisor, prometiéndole que matará a Stuart y Bob si Kevin no aparece al amanecer. Con los villanos aún buscándolo, Kevin se cuela en el castillo de Scarlet para robar armas. Pero justo antes de que los villanos lo atrapen, Kevin activa accidentalmente una máquina que Herb estaba construyendo y se convierte en un gigantesco Minion, destruyendo el castillo. Kevin rescata a sus amigos y lucha contra Scarlet justo cuando los otros Minions aparecen en Londres. Scarlet intenta erradicarlos, disparando un misil masivo, pero Kevin se lo traga. Scarlet y Herb intentan escapar con su vestido de cohete, pero Kevin se aferra a él, logrando ser llevado hasta cielo. El misil detona, haciendo una explosión y aparentemente matando a Kevin, Scarlet y Herb. Los Minions lloran la "pérdida" de su líder, pero Kevin resulta haber sobrevivido y reducido a su tamaño normal. La Reina Isabel II recupera su trono y corona y recompensa a Bob con una pequeña corona para su osito de peluche Tim, a Stuart con una guitarra eléctrica (termina quedándose con una esfera de nieve después de destruir la guitarra) y a Kevin con un título de caballero. Scarlet y Herb, que también sobrevivieron a la explosión, roban la corona una vez más solo para ser congelados en su lugar por un joven Gru, que huye con la corona en una moto propulsada por cohete. Los Minions lo miran asombrados y corren tras él, después de haber decidido que él es el jefe que habían estado buscando.