Star Wars: Episodio III - La venganza de los Sith

La Guerra de los Clones continúa y el Canciller Palpatine ha sido secuestrado por el Líder Separatista de la Confederación de Sistemas Independientes, el General Grievous. Los Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker encabezan una misión para rescatar al Canciller y detener a Grievous. Después de abordar la nave "La Mano Invisible" y localizar al Canciller Palpatine, los Jedi tienen un encuentro con el Conde Dooku, en el cual Obi Wan es puesto fuera de combate. Anakin, por otro lado, siendo provocado todo el tiempo por Dooku, reduce al Sith amputándole ambas manos. Es aquí donde Anakin, dejándose llevar no solo por su odio al Sith que le cortó el brazo y comenzó la Guerra de los Clones, en ese momento Palpatine le pide por sugerencia eliminar al derrotado líder Separatista de una vez por todas, pero en ese momento Anakin se pone a dudar de sus actos ajenos al Código de la Orden Jedi y le menciona al Canciller que no es correcto matarlo, pero Palpatine por insistencia le exige que lo haga y finalmente Anakin accede a cumplir esta orden y rápidamente decapita al Conde, matándolo en el acto. Posteriormente el Canciller Palpatine le menciona a Anakin que cumplió bien con su deber y que era "demasiado peligroso para mantenerlo vivo", pero Anakin por su parte le responde que como el Conde Dooku no estaba armado no tenía que haberlo asesinado de esa forma y que un Caballero Jedi no se comporta así, pero Palpatine le menciona que eso es algo muy natural, ya que Dooku en su momento le cortó el brazo y Anakin quería venganza, además de que no es la primera vez que esto le ocurre a él y le recuerda que una vez le contó todo sobre el incidente de su madre, Shimi Skywalker y los Moradores de las Arenas en el planeta Tatooine, posteriormente rescatan a un Obi-Wan inconsciente y deciden abandonar la nave lo más pronto posible antes de que lleguen más droides de seguridad. Sin embargo, son capturados por Grievous. Una vez frente al general, Obi-Wan y Anakin logran liberarse e intentan arrestar a Grievous, pero este logra escapar del ataque, ocasionando que la misión falle en uno de sus primordiales objetivos. Aterrizando lo que queda de "La Mano Invisible" en el planeta Coruscant, los Jedis logran rescatar al Canciller. Palpatine nombra a Anakin como su representante directo ante el Alto Consejo Jedi, una decisión que causa malestares y desacuerdos con la Orden Jedi, al considerarla como una intromisión de Palpatine y la política en las decisiones del Alto Consejo Jedi.

Por otra parte, Anakin se entera de que su esposa Padmé Amidala (Natalie Portman) está embarazada. Visiblemente contentos por esta noticia, ambos comienzan a hacer planes para criar a su hijo en el planeta Naboo. Esa misma noche, Anakin comienza a ser perturbado por numerosas pesadillas, en las que tiene visiones de Padmé muriendo en el parto, similares a las que tenía de su madre, poco antes de que ella muriera en sus brazos.

Al día siguiente, Obi-Wan le cuenta discretamente a Anakin que el Alto Consejo le ha asignado la tarea de espiar al Canciller, debido a la sospecha por su presunta corrupción en el Senado Galáctico con el fin de evitar ser relegado de su cargo político y sus facultades adquiridas durante la Guerra de los Clones. No obstante, el joven Jedi no está completamente seguro si debería asumir esa orden, puesto que el Canciller se ha convertido en su "amigo y consejero". A partir de su nombramiento como representante de la cancillería ante la Orden Jedi, Anakin ha comenzado a desarrollar una profunda amistad con Palpatine. Además, este ha intentado convencerlo sutilmente, en todas y cada una de sus conversaciones, sobre los privilegios exclusivos con los que cuenta el Lado Oscuro de la Fuerza. Uno de ellos es el aprendizaje de una habilidad oscura para prevenir la muerte de cualquier persona, algo que según Palpatine, solo pudo conseguir el Señor Oscuro de los Sith Darth Plagueis el Sabio. Esto ocasiona el interés de Anakin, puesto que sabe que sus pesadillas podrían volverse realidad y por lo tanto, teme que Padmé se encuentre en riesgo de morir, ante todo esto Anakin le pregunta que fue lo que le pasó Darth Plagueis y Palpatine simplemente le revela que Plagueis se volvió alguien muy poderoso con el paso de los años y que su único miedo era perder su poder lo que eventualmente sucedió, por desgracia de Plagueis, le enseñó a su aprendiz todo lo que sabía y una noche su propio aprendiz lo asesinó mientras dormía, posterior a esto Palpatine le menciona que es muy irónica su tragedia, ya que Plagueis trataba de salvar a otros de morir, pero al único que no pudo salvar fue a sí mismo.

En esos momentos, Obi-Wan viaja a Utapau para capturar al General Grievous, en donde se enfrentan en un duelo de sables de luz, pero a pesar de todo Obi-Wan resulta ser más astuto que Grievous y logra derrotarlo fácilmente en el duelo, forzando al General a emplear la retirada, pero en medio de la persecución Obi-Wan pierde su sable de luz el cual termina en manos del Comandante Clon Cody. Mientras tanto el maestro Windu y la Orden Jedi son informados por el Comandante Cody de que han iniciado la emboscada en Utapau, Windu inmediatamente le pide a Anakin que lleve el informe detallado de la situación al Canciller. Cuando Anakin abandona la sala, Windu le informa a los otros maestros que teme que se prepare un plan en contra de los Jedi, por lo que la Orden Jedi piensa que si el canciller Palpatine no renuncia a su nombramiento en el Senado tras la muerte del General Grievous, el consejo Jedi deberá retirarlo de su cargo, aunque el maestro Yoda les informa que si toman esa acción deberán ser muy cautelosos. Mientras tanto en la oficina del canciller, Anakin logra percatarse que Palpatine conoce demasiados detalles acerca del Lado Oscuro de La Fuerza, por lo que comienza a desconfiar de él. Entonces el Canciller se revela, sorpresivamente, como Darth Sidious, el Señor Oscuro de los Sith. Desconcertado, Anakin acude al Alto Consejo para notificarle la verdadera identidad del Canciller. Mientras tanto en Utapau Obi-Wan consigue alcanzar el deslizador del General Grievous hasta el hangar de su nave, en donde estos se enfrentan nuevamente en una pelea en la cual, Obi-Wan descubre el punto débil de Grievous sobre su pecho (el cual tiene almacenado sus órganos vitales) y con la ayuda de un bláster, le dispara múltiples veces al pecho, matandólo. Sin embargo antes de retirarse Obi-Wan le menciona al cuerpo Grievous diciendo: "Que incivilizado", esto se debe por el hecho de haberlo matado con un arma poco civilizada como un bláster. Mientras tanto el Templo Jedi el Maestro Jedi Mace Windu (Samuel L. Jackson) le informa a Anakin, que su maestro logró matar al General Grievous y ahora el Consejo Jedi están a la espera de que el canciller renuncie a su nombramiento en el Senado Galáctico, pero Anakin le informa que el canciller no va a ceder el poder del Senado y le informa que el mismo en realidad es un Lord Sith, Windu inmediatamente queda sorprendido por la revelación y decide ir a tomar acción antes de que ocurra una catástrofe aún mayor. Anakin le pide a Windu que lo lleve con él para arrestarlo, pero este se niega ya que este detecta mucha confusión en la mente de Anakin y sería muy peligroso que vaya con ellos, pero le asegurará su confianza si su descubrimiento resulta ser verdadero y le pide a Anakin esperar en la cámara del consejo hasta que regresen.

Finalmente, intrigado por las declaraciones de Palpatine y confundido por el miedo a perder a Padme, el joven Jedi decide ir inmediatamente a la oficina de Palpatine, mientras tanto Windu y sus acompañantes maestros Jedi, Kit Fisto, Agen Kolar y Saesee Tiin llegan a la oficina del canciller para arrestar a Palpatine por el delito de traición a la República. Sin embargo el Canciller toma esta acción como una amenaza, pero Windu le advierte que el Senado ahora decidirá la suerte de Palpatine. Sin embargo este le responde al maestro Jedi en tono amenazante diciendo: "Yo soy el Senado", pero Windu lo desacredita diciendo: "Aún no". Al verse acorralado Palpatine decide terminar su engaño y saca de su manga derecha un sable de luz rojo revelando de esta forma su verdadera identidad como Darth Sidious y comienza un duelo de sables de luz contra ellos, logrando asesinar a los otros maestros Jedi con facilidad y continúa su combate con Windu, pero a diferencia de los otros maestros Jedi, Windu demuestra ser un oponente más duro y fácilmente logra desarmar al Señor Oscuro de los Sith. Justo en el clímax del combate entre Windu y Palpatine, Anakin se presenta minutos después a la oficina del canciller y encuentra a Palpatine desarmado y rodeado por Windu, quien además le menciona a Palpatine que está arrestado. Sin embargo Palpatine le pide a Anakin que lo ayude, ya que según él, los Jedi tomarían el control de todo, pero Windu le responde que la opresión de los Sith nunca regresará y que han fracasado. Sin embargo, y lejos de aceptar la derrota, Palpatine le lanza a Windu un ataque con sus Rayos de la Fuerza, pero Windu repele el ataque hacia Palpatine devuelta con su sable de luz y entre ambos inician una discusión, para que Anakin ayude a uno de los dos, dejando al joven Anakin en pleno conflicto consigo mismo sobre a quien de los dos ayudar. Una vez que Palpatine detiene su ataque y estando "cansado", Windu decide inmediatamente matarlo, para acabar con el conflicto de una vez por todas. Sin embargo e indubitado sobre la traición de la Orden Jedi a la República Galáctica, mencionada por Palpatine a partir del hecho de que "los Jedi no deben asesinar ni oprimir a sus rivales", Anakin trata de convencer a Windu de que el Lord Sith merece un juicio, pero Windu le recuerda que Palpatine tiene el control del Senado Galáctico y de las Cortes, además de que es demasiado peligroso mantenerlo vivo. Justo cuando Windu se prepara para darle el golpe final, Anakin inmediatamente interfiere y le corta la mano derecha con la que sostenía su sable de luz. Desprotegido frente a Sidious, Windu es asesinado por los ataques de rayos producidos por el Señor Oscuro de los Sith el cual lo termina lanzando por la ventana hacia el vacío. Luego de acabar con Windu, el mismo Sidious inmediatamente elige a Anakin como su nuevo aprendiz, dándole el nombre de Darth Vader.

Anakin —ahora descubierto, en su nueva identidad, como un nuevo Lord Sith— jura lealtad a su nuevo maestro y comienza a ejecutar sus órdenes con el uso del Lado Oscuro de la Fuerza. Su primera misión, como nuevo aprendiz de lord Sidious, es acudir al Templo Jedi para asesinar a todos los niños y demás aprendices de la Orden Jedi acompañado de sus tropas de la legión de soldados clones 501. A su vez, Darth Sidious envía sus órdenes precisas a los soldados clones activos en la galaxia, para eliminar a sus respectivos Generales Jedi, mediante la promulgación de una directiva programada bajo la Orden Secreta Número 66. Con dicha resolución, la mayoría de los maestros Jedi son rápidamente traicionados y asesinados por sus propias tropas de soldados clones sin piedad y sin misericordia, además de que los mismos Jedi no pudieron ni siquiera reaccionar ante el peligro que se avecinaba. Únicamente los maestros Jedi Yoda (Frank Oz) y Obi-Wan Kenobi logran sobrevivir a la emboscada inicial, la cual sería llamada la Gran Purga Jedi y deciden ponerse a salvo con la ayuda del senador Bail Organa (Jimmy Smits), quien previamente había acudido al Templo Jedi a ver que estaba sucediendo, debido a los incendios y el caos, sin embargo el comandante clon Appo lo había recibido en la entrada bajo la cuartada de que había una supuesta rebelión y que la situación estaba bajo control. Sin embargo cuando Bail decidió insistir en entrar, el comandante Appo lo amenazó con su blaster diciéndole que debía retirarse del Templo Jedi, pero justo cuando este se disponía a retirarse un padawan sobreviviente trata de escapar con él, pero es asesinado justo en frente de él y con este hecho decidió escapar rápido del templo a ver lo que realmente habían hecho los soldados clones. Mientras tanto Darth Vader, tras asesinar a todos los niños y jóvenes aprendices, acude con Padmé en su anterior identidad como Anakin y le revela que la Orden Jedi ha intentado apoderarse de la República y traicionar al Senado. Después acude al planeta Mustafar para cumplir con su siguiente misión.

En el Senado Galáctico, Darth Sidious —bajo su cuartada de canciller— informa a los Senadores del presunto complot organizado por la Orden Jedi para derrotar a la República y apoderarse de la galaxia. Como solución, plantea la reorganización de la misma en un nuevo sistema político, el Imperio Galáctico. La medida correctiva es aprobada por casi todos los Senadores presentes en ese momento, poniendo fin a la República Galáctica. Padmé, quien se encontraba acompañada de Bail Organa y han votado en contra a la medida, solo pueden observar con impotencia todo el alboroto y le comenta a Bail diciendo: "Y así muere la libertad, con un fuerte aplauso".

Al llegar al Templo Jedi, Obi-Wan y Yoda masacran a todos los soldados clones en el lugar y se encuentran con los cuerpos de todos los padawans y maestros Jedi asesinados por los soldados clones, además de eso Yoda descubre también que algunos de los cuerpos de los padawans en particular no fueron asesinados directamente por los soldados clones, ya que algunas de las heridas fueron producidas por sable de luz, —un arma exclusiva de la Orden Jedi o Sith—. Para conocer la identidad del asesino, Obi-Wan consulta las grabaciones de seguridad del Templo Jedi y descubre que Anakin es el responsable de toda la masacre junto con los soldados clones. Sorprendido e inquietado por esta revelación, Obi-Wan le pide al maestro Yoda que lo envíe a matar al Emperador, ya que le resultará muy difícil enfrentarse a Anakin, pues ha sido como "un hermano para él", pero Yoda le niega la petición y le menciona a Obi-Wan que no tiene lo necesario para enfrentarse a lord Sidious, puesto que es más poderoso que él y le recuerda que Anakin, el joven aprendiz que una vez entrenó ya no existe más y que fue consumido por Darth Vader y por el Lado Oscuro de la Fuerza. Antes de abandonar el Templo Jedi, ambos envían una señal para advertir a cualquier otro Jedi que quede con vida acerca del peligro existente en la galaxia y les ordena que no regresen al Templo Jedi, ni a Coruscant. Tras esto, Obi-Wan se reúne con Padmé, para preguntarle sobre el paradero de Anakin y al mismo tiempo informarle sobre la conversión de este al Lado Oscuro de la Fuerza. Aunque al principio Padme se queda incrédula al creer en sus palabras esta decide no informarle a donde fue Anakin, pero Obi-Wan le suplica que por favor le diga en donde esta, pero esta se sigue negando a decirle, ya que según ella, Obi-Wan solo quiere matarlo, pero este le informa que ahora Anakin se a convertido en una amenaza para todos como para sí mismo y que el Canciller Palpatine es el responsable de todo el conflicto armado desde principio y también es el Señor Oscuro de los Sith que los Jedi estaban buscado durante mucho tiempo, también le menciona que tras la muerte del Conde Dooku, inevitablemente Anakin se convirtió en su nuevo aprendiz. Ante esto, Padme le dice a Obi-Wan que no puede ayudarlo, por lo que este último decide retirarse del departamento, pero antes de irse y usando sus instintos Jedi, Obi-Wan descubre todo sobre el embarazo de Padme y deduce que Anakin es el padre y se lamenta por todo lo que paso. Horas más tarde Padme decide partir en su nave al planeta Mustafar, para buscar a su esposo acompañada del droide C-3PO y exigirle una explicación de todo lo sucedido al mismo Anakin, pero sin que ella se dé cuenta, Obi-Wan se infiltra secretamente en su nave y se esconde en un compartimiento.

Luego de terminar la orden dictada por su nuevo maestro de que fuera al planeta minero de volcanes Mustafar, en donde traiciona y asesina a todos los miembros de la Alianza de la Confederación Separatista sin piedad y sin misericordia alguna, el último que quedaba, el Virrey Gunray intentó suplicar piedad por su vida, pero Anakin sin ni siquiera escuchar sus súplicas lo asesina sin piedad y de esta forma termina con su misión asignada. Después de la masacre, Anakin le informa al Emperador que ha terminado su misión con éxito, luego Palpatine le ordena a Anakin que envíe un mensaje a las naves de la Federación de Comercio, para que todas las unidades droides sean desactivadas inmediatamente, pero justo cuando termina su reunión con el, inesperadamente detecta la nave de su esposa Padmé acercándose al lugar.

A su llegada al planeta Mustafar, Padmé conversa con Anakin acerca de las declaraciones hechas por Obi-Wan. Anakin le explica su creencia en derrocar a "lord Sidious" en el futuro para gobernar la galaxia junto a ella. Sin embargo, ella descubre la verdad del cambio de Anakin y le responde que no puede apoyarlo en la idea de convertirse al Lado Oscuro y con el corazón roto al descubrir que su esposo se ha convertido en un monstruo. Pero súbitamente Obi-Wan baja de la nave donde viajaba escondido e interrumpe su discusión y Anakin furioso acusa a Padmé de traicionarlo e intenta asfixiarla con La Fuerza, sin embargo Obi-Wan logra convencer a Anakin de que la deje en paz y luego intenta razonar con él, pero se da cuenta de que Anakin se encuentra consumido por el Lado Oscuro de La Fuerza; comienza un épico duelo de sables de luz con él. Mientras tanto en el edificio del Senado, el Gran Maestro de la Orden Jedi, Yoda se enfrenta a Darth Sidious en un increíble y arriesgado duelo en el Senado, al principio ambos se vieron igualados en poder, pero en el clímax del combate, Yoda empieza a perder terreno contra Sidious cuando este lo desarma con los Rayos de la Fuerza, sin embargo ambos empiezan a regresarse uno a otro los Rayos de la Fuerza, creando una explosión que los empuja a ambos; al final el combate se determinó como empate para ambos. Después del feroz combate, Yoda se ve obligado a escapar del Senado con ayuda de Bail Organa y asume que debe ir al exilio por su fracaso. Mientras tanto el duelo épico de Anakin y Obi-Wan se desarrolla desde la plataforma de aterrizaje de los edificios administrativos del planeta Mustafar, hasta el río de lava que fluye cerca de estos, donde los droides mineros extraen minerales directamente del torrente de magma del planeta. Tras una larga batalla donde destruyen las instalaciones mineras, Obi-Wan obtiene la ventaja durante la batalla logrando posicionarse en un terreno firme más alto sobre su oponente y aconseja a su ex-aprendiz que se retire del duelo, puesto que la ventaja es para él.

Ante la negativa de rendirse, Anakin realiza un gran salto, sobre Obi-Wan para intentar atacarlo por la espalda, pero este logra cortarle las piernas y el brazo izquierdo con su sable de luz. Mutilado, Skywalker comienza a rodar por el terraplén de la zona y se detiene en el borde del río de lava. Obi-Wan le menciona el dolor que le ha producido conocer su conversión al lado oscuro y le dice: "¡Tu eras el elegido, debías destruir a los Sith, no unirte a su fuerza!, ¡ibas a darle equilibrio a la fuerza, no dejarla en la oscuridad!", mientras que Anakin le grita a Obi-wan: "¡Te odio!" y comienza a quemarse por el mínimo contacto directo con la lava, lo cual le provoca horribles quemaduras mortales de segundo y tercer grado, además de graves daños pulmonares. Obi-Wan abandona el planeta Mustafar, junto a Padmé y el sable de luz de Anakin, dejando a su ex-aprendiz muriendo lentamente en la zona volcánica. Sin embargo, poco después el Emperador Palpatine, sospechando que su nuevo aprendiz necesitaba ayuda en Mustafar, llega minutos después al planeta y rescata a Anakin, donde primero le pide a sus tropas traerle una cápsula médica para sacarlo del lugar, horas más tarde Anakin es llevado devuelta a Coruscant en donde es atendido de emergencia en un centro médico secreto, en donde droides médicos tratan de sanarlo. El cuerpo de Anakin es sometido a una curación artificial de sus heridas y quemaduras de segundo y tercer grado, en donde también se le implantan piernas artificiales y un nuevo brazo artificial, siendo introducido en el interior de un traje metalizado de color negro y un casco con respiración asistida que le permiten seguir con vida tras los terribles daños a sus órganos vitales por los gases calientes y las quemaduras en todo su cuerpo.

Por otro lado y a bordo de un centro médico en el cinturón de asteroides Polis Massa, Padmé recibe asistencia médica por una complicación surgida en su embarazo. A pesar de los intentos médicos por rescatarla, ella pierde la voluntad de vivir después de conocer la conversión de Anakin. Antes de morir, da a luz a un niño y una niña, a los que llama Luke y Leia, respectivamente. En sus últimos minutos de vida Padmé le dice a Obi-Wan que percibe que en Anakin aún hay bondad y finalmente muere, por otro lado Anakin ahora bajo el nombre de Darth Vader se recupera de la operación, vistiendo el clásico traje negro, luego le pregunta al Emperador como esta Padmé y si está bien, pero este le responde que desafortunadamente en medio de su furia el mismo Vader la asesino. Al oír esto, un enfurecido Vader, lleno de ira y rencor por la culpa de la muerte de Padmé, empieza a destruir todo el centro médico con la Fuerza y grita histéricamente: "¡No!".

Tras este trágico desenlace, en medio de una reunión Obi-Wan, Yoda y Bail Organa deciden mantener ocultos y separados a los hijos de Padmé y Anakin para evitar que los Sith no detecten su presencia, más tarde en Naboo es realizado el funeral de Padmé junto con todos los habitantes del planeta en la cual lleva en su mano el regalo que le dio Anakin cuando era niño, mientras tanto en algún lado de la galaxia el Emperador Palpatine aprecia junto a Darth Vader y el Grand Moff Tarkin y el resto de la flota del Imperio Galáctico la construcción de la Estrella de la Muerte. Mientras tanto Leia es llevada al planeta Alderaan, para ser adoptada por el senador Organa y su esposa. Mientras que por otro lado Luke es llevado por Obi-Wan al planeta Tatooine para vivir con Owen Lars, el hermanastro de Anakin y con su esposa Beru. Además de ello Obi-Wan también vigilará a Luke mientras está exiliado en Tatooine y recibirá adiestramiento por parte del fantasma de la fuerza de su maestro Qui-Gon Jinn (quien murió en durante los acontecimientos de la Batalla de Naboo). Yoda vivirá como exiliado en el planeta Dagobah, esperando el crecimiento de los hijos de Padmé y Anakin, las únicas esperanzas de rescatar a la galaxia del malvado Imperio Galáctico.

Star Wars: Episodio III - La venganza de los Sith