Star Wars: Episodio IV - Una nueva esperanza

En medio de la guerra civil galáctica, la Alianza Rebelde ha robado los planos de la poderosa estación espacial Estrella de la Muerte, con los que espera obtener ventaja en la guerra. Los planos son transmitidos a la Tantive IV, una nave diplomática al servicio de la Princesa Leia del planeta Alderaan, sin embargo la transmisión es interceptada por el Imperio Galáctico, dando alcance a la Tantive IV. De forma inmediata, las tropas imperiales toman el mando de la nave, con Darth Vader a la cabeza. Durante el asalto, capturan a la princesa, quien antes logra depositar los planos robados y una grabación holográfica dentro de un droide astromecánico denominado R2-D2, el cual habrá de escapar a bordo de una pequeña cápsula de escape con destino al desértico planeta Tatooine, junto con el droide protocolo C-3PO.

Al llegar a la superficie del planeta Tatooine, ambos droides son capturados por los Jawas, unas criaturas del desierto que se dedican a comercializar partes de droides y vehículos abandonados, quienes los ofrecen a Owen Lars y a su sobrino, Luke Skywalker. Casualmente, cuando Luke se encuentra limpiando a R2-D2, activa parte del mensaje holográfico de Leia, lo cual le lleva a sospechar que le pertenece a Obi-Wan Kenobi, sin embargo Luke no conoce a nadie en la zona con ese nombre y cree que puede ser pariente de Ben Kenobi, un viejo ermitaño que vive en la zona. Poco después, el droide se escapa de la granja de Owen, por lo que Luke y C-3PO acuden en su búsqueda. Durante su travesía, son atacados por «moradores de las arenas», siendo finalmente rescatados por un sujeto encapuchado el cual ahuyenta a los Moradores de las Arenas y se revela como el viejo Ben Kenobi. Una vez a salvo en su casa, Ben le dice a Luke que él es un caballero Jedi y que su nombre real es Obi-Wan, revelándole también que había conocido a su padre Anakin Skywalker, con quien luchó en la Guerra de los Clones defendiendo a la República, además de ello, Obi-Wan también le obsequia a Luke el sable de luz que perteneció a su padre. Al ver el mensaje holográfico, Kenobi le ofrece a Luke la posibilidad de acompañarlo a Alderaan, donde le enseñará todo sobre la Fuerza, pero Luke, inicialmente inseguro, rechaza la oferta. Siguiendo el rastro de los droides, las tropas imperiales llegan a la granja de Owen, donde asesinan a todos sus habitantes. Al regresar a su casa, Luke encuentra los cadáveres carbonizados de sus tíos. Motivado a vengar su muerte, decide aceptar la petición de Obi-Wan y ayudar a la princesa capturada.

Mapa de la galaxia donde se desarrollan los eventos de Star Wars.
Siendo perseguidos por las tropas imperiales, Luke y Obi-Wan logran llegar al puerto espacial de la ciudad Mos Eisley con el objetivo de encontrar un vehículo que los lleve a Alderaan. Dentro de una cantina, se encuentran con el contrabandista Han Solo y su amigo Chewbacca, quienes les ofrecen llevarlos ahí a bordo de la nave Halcón Milenario —considerada por Solo como «la nave más veloz de la galaxia».

Por otra parte, Leia es interrogada y torturada por Darth Vader, pues este desea saber dónde se encuentra instalada la base rebelde, y por consiguiente los planos robados. Pese a la insistencia de Vader, Leia demuestra tener una fuerza considerable de control mental y no cede ante los interrogatorios, por lo que él la lleva ante el comandante de la Estrella de la Muerte, Grand Moff Tarkin, quien la amenaza con destruir su planeta de origen, Alderaan, en caso de que no colabore con el imperio. Debido a esto, Leia cede y le dice a Tarkin que la base se encuentra en Dantooine. No obstante, Tarkin destruye Alderaan pues Dantooine se halla demasiado lejos de ellos como para comprobar las palabras de una desconfiable prisionera. Sin embargo, Tarkin es informado de que tropas imperiales encontraron una base rebelde abandonada en Dantooine, y sabiendo que Leia jamás traicionaría a la Rebelión; Tarkin ordena su ejecución.

Cuando Han Solo y los demás llegan al sistema a bordo del Halcón, se encuentran con que el planeta Alderaan ya no está y solo se encuentran con los restos flotantes del planeta en el espacio exterior y en cambio se percatan de la cercanía de la Estrella de la Muerte, la cual consigue atraer al Halcón hasta su interior gracias a su campo de tracción. Una vez que la nave aterriza, los tripulantes se ocultan en unos compartimentos que Han Solo usaba para el contrabando. Después, descubren que la princesa se encuentra en la estación, por lo que deciden dividirse en dos grupos: Han, Luke y Chewbacca se encargaran de rescatar a Leia, mientras que Obi-Wan se ocupara de desactivar el campo de tracción. Como parte de su plan, Luke y Han se disfrazan como dos soldados que escoltan a un «prisionero» (Chewbacca) al bloque de celdas. Tras un enfrentamiento con tropas de asalto, consiguen rescatar a Leia, cuya ejecución fue suspendida por Tarkin creyendo junto con Vader que pretenden devolverle a la princesa los planos robados. Mientras que por otro lado Obi-Wan consigue desactivar el campo de tracción, pero cuando se dirigía al punto de reunión se encuentra súbitamente con Darth Vader, quien había sentido su presencia en la estación. Sin más opción Obi-Wan decide enfrentarlo en un duelo con sables de luz. Al percatarse de que el otro grupo ha conseguido llegar al hangar donde se encuentra el Halcón Milenario, Obi-Wan levanta su sable de luz y se rinde, por lo que Vader no vacila y acaba con su vida.

Luke y sus compañeros consiguen escapar de la Estrella de la Muerte. Leia no está del todo convencida, pues según su criterio los han dejado escapar así por así. En realidad, las tropas colocaron un sistema de rastreo dentro del Halcón Milenario, por lo que la base rebelde oculta en Yavin IV está ahora en peligro. Mientras tanto, los técnicos rebeldes analizan los planos robados, y descubren un «blanco» con apenas dos metros de ancho, consistente en una escotilla de ventilación que comunica directamente con el sistema de reactores. Únicamente un disparo realizado desde una nave monoplaza podría alcanzar la apertura. Sabiendo esto, Luke y un escuadrón de la Alianza Rebelde comienzan su asalto sobre la Estrella de la Muerte. Tras una batalla épica, Luke es perseguido por Darth Vader, pero justo antes de que Vader lo tenga en la mira, Han Solo se aparece en el último momento para ayudar a Luke y dejarle el camino despejado para destruir la estación espacial. Tras escuchar la voz de Obi-Wan, diciéndole que use la fuerza, Luke desconecta su ordenador y con un certero disparo logra destruir la Estrella de la Muerte. En las escenas finales, es llevada a cabo una ceremonia en la base rebelde del Templo Massassi, donde la princesa Leia concede a Luke y Han las medallas al valor por su actuación durante la batalla.

Star Wars: Episodio IV - Una nueva esperanza