Tarzán

A finales del siglo xix, una pareja de británicos y su bebé sufren un incendio en su barco, lo que les obliga a refugiarse en la cercana, pero inexplorada selva africana, donde construyen una casa-árbol a partir de los restos del navío. Al mismo tiempo, Kerchak, líder de un grupo de gorilas, y su mujer Kala lamentan la muerte de su hijo a manos de un leopardo llamado Sabor. Posteriormente, Kala oye el llanto de un bebé en la casa del árbol, donde descubre al momento que el mismo felino ha terminado con la vida de sus padres. De hecho, la gorila se encuentra con Sabor al salir del edificio, pero consigue escapar con el pequeño humano y se lo lleva con el resto de primates, pese a las reticencias de Kerchak. No obstante, Kala decide adoptarlo y le pone como nombre «Tarzán», quien a los siete años comienza a hacerse amigo de otros animales, incluyendo la sobrina del líder, Terk, y un elefante de carácter paranoico llamado Tantor. Sin embargo, el muchacho sigue recibiendo un trato hostil por parte de Kerchak, debido a sus diferencias físicas. En consecuencia, Tarzán empieza a realizar grandes esfuerzos para adaptarse al entorno físico hasta que un día ya de adulto mata a Sabor con una lanza que él mismo fabricó, con lo que consigue ganarse el respeto de Kerchak.

Más adelante, un calmado día en el grupo de gorilas es interrumpido por la llegada de un equipo de exploradores británicos. Los miembros son el profesor Arquímedes Q. Porter, su hija Jane, así como su guía y guardaespaldas Clayton, quienes han viajado hasta África en búsqueda de gorilas para investigarlos. En un instante, Jane abandona el grupo y es atacada por una cuadrilla de babuinos —quienes empiezan a perseguirla a través de las ramas de los árboles—, acción que provoca la aparición de un curioso Tarzán que acaba por salvarla. Este se da cuenta de que es físicamente similar a Jane, quien le lleva a su campamento, donde tanto Porter como Clayton se interesan en él. El profesor se percata de que el estudio de Tarzán supondría una oportunidad para el avance científico, mientras que la idea del guardaespaldas pasa por convencerle de que le lleve con los gorilas. A la par, Kerchak advierte a Tarzán de que se mantenga lejos de los humanos, pero este opta por ignorar sus exigencias y continúa yendo al campamento, donde le enseñan cómo es la civilización humana mediante un proyector de diapositivas y a hablar su idioma, así como a caminar erguido. Conforme transcurren los meses, Tarzán y Jane empiezan a desarrollar sentimientos mutuos, aunque el hombre todavía es reacio a llevarlos con los gorilas debido a la oposición de Kerchak.

El barco que tiene que mandar a los humanos de vuelta llega, por lo que Jane pide a Tarzán que se vaya con ellos a Inglaterra, mientras que las intenciones del hombre-mono pasan porque ella permanezca en la selva. En un momento para aprovecharse de la situación, Clayton le sugiere que si le lleva con los gorilas, Jane tendrá mayor predisposición a quedarse, por lo que Tarzán acepta y lleva a los tres, mientras que Tantor y Terk tratan de mantener distraído a Kerchak para que no sean atacados. Tanto Porter como su hija están emocionados por haber podido interactuar con los animales, pero, de repente, aparece el líder e intenta atacarlos con contundencia, acción que es evitada gracias a la intervención de Tarzán. En consecuencia, Kerchak le acusa de haberlos traicionado y se vuelve contra él. Tras ello, Kala enseña a su adoptado el lugar donde lo encontró y le revela su pasado; entonces, coge un traje que pertenecía a su padre y decide marcharse a Inglaterra, no sin antes despedirse amargamente de la gorila.

Nada más Tarzán embarca en el navío junto con Jane y Porter, son capturados por una banda de cazadores furtivos bajo las órdenes de Clayton, quien les revela que su plan es capturar a los gorilas y venderlos por una gran suma de dinero, y que solo estaba usando a los Porter para poder llegar a la selva —subsecuentemente, también a Tarzán para poder llevarle hasta los primates—. Este último consigue escapar de su jaula ubicada en la sala de almacenaje del barco con la ayuda de Terk y Tantor, y regresa a la jungla para salvar a los gorilas. Durante la batalla, Kerchak es asesinado al interponerse entre un disparo de Clayton hacia Tarzán, quien empieza a luchar intensamente contra él. De esta forma, la pelea comienza a resolverse entre los árboles, donde Clayton pierde su escopeta y comienza a dar uso a su machete. Sin embargo, el antagonista empieza a cortar todas las lianas que se encuentran a su alcance, salvo una que le rodeaba el cuello, acción que provoca su muerte por ahorcamiento. Finalmente, en sus últimos instantes de vida, Kerchak se reconcilia con Tarzán y le acepta como su hijo, además de nombrarle como nuevo líder del grupo.

Al día siguiente llega un nuevo barco para llevar a los humanos de vuelta a casa, pero Tarzán sigue optando por permanecer en África, con la intención de cumplir su compromiso con Kerchak. En consecuencia, Porter insiste a su hija que se quede con él, por lo que Jane salta del buque con la intención de permanecer también en la jungla, acción que también aplica su padre. De esta forma, los Porter se reúnen con Tarzán y se embarcan en una nueva vida juntos.