Vacas vaqueras

En 1889, Maggie es la única vaca que queda en Dixon Ranch después de que un ladrón de ganado buscado llamado Alameda Slim robó todo el resto del ganado del Sr. Dixon. Dixon no tiene otra opción que vender a Maggie a Pearl Gesner, una mujer amable y anciana que dirige una pequeña granja llamada Rancho Paraíso. Sam Brown, el sheriff local, llega para decirle a Pearl que su banco está tomando medidas enérgicas contra los deudores. Pearl tiene tres días para pagar al banco $750, o su granja se venderá al mejor postor. Al escuchar esto, Maggie convence a las otras vacas de la granja (Grace, una vaca despreocupada, y la Sra. Calloway, a quien se le ha subido el liderazgo a la cabeza) de ir a la ciudad para intentar ganar un premio en metálico en una feria. Mientras las vacas están en la ciudad, un cazarrecompensas llamado Rico (a quien Buck, el caballo del Sheriff, idolatra) deja a un criminal y recoge la recompensa. Afirmando que necesita un caballo de reemplazo para ir tras Alameda Slim mientras su propio caballo descansa, se lleva a Buck.

Esa noche, se esconden entre una gran manada de novillos, cuando aparece Alameda Slim. Antes de que cualquiera de ellos pueda hacer algo, Slim comienza una canción de canto tirolés que envía a todo el ganado (excepto a Grace, que es sorda) a un trance que los hace bailar como locos y seguir a Slim a cualquier parte. Grace puede hacer que Maggie y la Sra. Calloway vuelvan a sus sentidos justo antes de que Slim cierre el camino detrás de él con un deslizamiento de rocas para evitar que Rico y sus hombres lo persigan. Mientras Rico discute con sus hombres cuál será su próximo movimiento, Buck comienza a hablar con Maggie, Grace y la Sra. Calloway como viejos amigos e imitando acciones. Esto hace que Rico crea que Buck está asustado por las vacas, por lo que envía a Buck de regreso al Sheriff. Buck escapa, decidido a capturar a Slim para demostrar su valía.

Maggie, Grace y la Sra. Calloway continúan su búsqueda de Slim, decididas a pasar a Buck y llegar a Slim primero, pero tienen consecuencias cuando pierden el rastro en una inundación repentina. La Sra. Calloway acusa a Maggie de querer perseguir a Slim solo como una venganza personal, argumentando que ella y Grace están mejor sin Maggie. Las tres pasan la noche debajo de una gran roca, y Maggie decide irse a la mañana siguiente, mientras que Grace y la Sra. Calloway deciden regresar a Rancho Paraíso para decir su último adiós. Sin embargo, a la mañana siguiente, los despierta una liebre con patas de palo llamada Lucky Jack, que también ha perdido su hogar, una antigua mina, en manos de Alameda Slim. Maggie decide ir tras Slim con Lucky Jack a cuestas, pero Grace convence a la Sra. Calloway de que la ayuden. Lucky Jack lleva a las tres vacas a la guarida de Slim en Echo Mine en la mina, Slim revela que ha estado robando todo el ganado de sus antiguos patrones. Cuando sus antiguos patrocinadores ya no pueden mantener su tierra, Slim compra la tierra cuando se subasta, bajo la apariencia de Yancy O'Dell, de aspecto respetable, usando el mismo dinero que obtiene de la venta del ganado que robó.

Después de llegar a la guarida de Slim, las vacas logran capturarlo. Se escapan con los cómplices de Slim y el comprador persiguiéndolos en un tren de vapor. Rico llega. Cuando la persecución se detiene, se revela que Rico trabaja para Slim. Aplastado por esto, Buck decide ayudar a las vacas y pelea contra Rico mientras libera al otro ganado. Slim se pone su disfraz de Yancy O'Dell y deja las vacas varadas en medio del desierto con el tren, mientras él va a asistir a la subasta. Sin embargo, las vacas llegan en tren a la granja justo antes de que Slim tome posesión de la granja. Con la ayuda de los demás animales de la granja pelean contra Slim. Juntos logran poner a Slim en la chimenea del tren.

Slim empieza a cantar, Maggie trata de quitarse su collar para usarlo como mordaza y tratar de callar a Slim. Consigue quitarse el collarpero pierde el conocimiento por el canto de Slim, en ese momento Grace aprovecha que el collar de Maggie está en el aire para patearlo y logra meterlo en la boca de Slim, y con eso Slim deja de cantar. El Sheriff procede a atar una cuerda al cuerpo de Slim mientras exclama: ¡Alameda Slim, estás arrestado!". Slim trata de zafarse de sus ataduras pero no lo consigue. En ese momento llegan Buck y Lucky Jack.

Después se muestra a Slim completamente atado y amordazado con un enorme pañuelo amarillo, dentro de un coche de la policía. El sheriff ordena que se lo lleven. Slim forcejea para poder liberarse, pero solo se alcanzan a escuchar sus gritos debajo de su mordaza. Con Slim capturado Rancho Paraíso se salva con el dinero de la recompensa.

Pasan algunas semanas, y en la feria del condado, la mayoría del ganado en Patch of Heaven ha ganado premios. Lucky Jack se muda con Jebb la cabra, y dos novillos y el encantador y caballeroso corcel de Slim, Junior el búfalo, llegan inesperadamente para vivir en Rancho Paraíso, expandiendo la granja.