Wonder Woman | La Mujer Maravilla

En el actual París, Diana recibe una placa fotográfica de Empresas Wayne de ella y cuatro hombres tomados durante la Primera Guerra Mundial, lo que la llevó a recordar su pasado. Siendo la hija de la reina Hipólita, Diana se crio en la isla oculta de Themyscira, hogar de las guerreras amazónicas creadas por Zeus para proteger a la humanidad. Hipólita explica la historia amazónica a Diana, incluyendo cómo Ares se puso celoso de la humanidad y orquestó su destrucción. Cuando los otros dioses intentaron detenerlo, Ares mató a todos menos a Zeus, quien usó lo último de su poder para herir a Ares y forzar su retirada. Antes de morir, Zeus dejó a las Amazonas la isla y un arma, la "Matadioses", para prepararlas para el regreso de Ares.

Aunque inicialmente prohíbe que Diana sea entrenada como guerrera, Hipólita acepta a regañadientes que la general Antíope, hermana de Hipólita y tía de Diana, la entrene, solo que con más rigor que a cualquier otra guerrera.

En 1918, Diana, ahora una mujer joven, rescata al piloto estadounidense capitán Steve Trevor cuando su avión se estrella en la costa de Themysciran. La isla pronto es invadida por soldados alemanes que habían estado persiguiendo a Steve. Las amazonas matan a la tripulación, pero Antiope se sacrifica para salvar a Diana. Steve es interrogado con el Lazo de Hestia y revela que una gran guerra está consumiendo el mundo exterior y que él es un espía aliado. Ha robado un cuaderno de la química principal, la doctora Isabel Maru, quien está tratando de diseñar una forma más mortal de gas mostaza bajo las órdenes del general Erich Ludendorff en una instalación de armas en el Imperio Otomano. Al creer que Ares es responsable de la guerra, Diana se arma con la espada "Matadioses", el lazo y la armadura antes de dejar a Themyscira con Steve para localizar y detener a Ares para siempre.

En Londres, entregan el cuaderno de Maru al Consejo Supremo de Guerra, donde Sir Patrick Morgan está tratando de negociar un armisticio con Alemania. Diana traduce las notas de Maru y revela que los alemanes planean liberar el gas mortal en el frente occidental. Aunque su comandante le prohíbe actuar, Steve, con fondos secretos de Morgan, recluta al espía marroquí Sameer, al tirador escocés Charlie y al contrabandista nativo americano Jefe Napi para ayudar a evitar que se libere el gas. El equipo llega al frente en Bélgica. Diana va sola a través de la tierra de nadie y captura la trinchera enemiga, lo que permite que las fuerzas aliadas la ayuden a liberar el pueblo cercano de Veld. El equipo celebra brevemente, tomando una fotografía en el pueblo, mientras Diana y Steve comienzan a enamorarse.

El equipo se entera de que se celebrará una gala en el cercano alto mando alemán. Steve y Diana se infiltran por separado en la fiesta, durante la que Steve tiene intención de localizar el gas y destruirlo, y Diana espera matar a Ludendorff, creyendo que él es Ares y que así al matarlo terminará la guerra. Steve la detiene para evitar poner en peligro su misión, pero esto le permite a Ludendorff desatar el gas en Veld, matando a sus habitantes. Culpando a Steve por intervenir, Diana persigue a Ludendorff a una base donde el gas se está cargando en un avión bombardero con destino a Londres. Diana lucha y lo mata, pero queda confundida y desilusionada cuando su muerte no detiene la guerra.

Morgan aparece y se revela como Ares. Él le dice a Diana que, aunque le ha dado sutilmente ideas e inspiraciones a los humanos, usando a Ludendorff y Maru como peones en el proceso, en última instancia, es decisión de ellos recurrir a la violencia, ya que son inherentemente corruptos. Cuando Diana intenta matar a Ares con la espada "Matadioses", pero el dios de la guerra destruye la espada en mil pedazos, donde luego le revela a Diana que ella misma es la "Matadioses", como la hija de Zeus e Hipólita. Al no poder convencer a Diana de que lo ayude a destruir a la humanidad para restaurar el paraíso en la Tierra, Ares decide mejor eliminarla. Mientras los dos luchan, el equipo de Steve destruye el laboratorio de Maru, donde en última instancia, Steve secuestra y pilota el bombardero que lleva el veneno a una altitud segura y lo detona, sacrificando su vida. Al ver este trágico desenlace, Diana pierde el control de sus emociones por la muerte de Steve y comienza a atacar en estado de furia a todos los que están a su alrededor, donde también el mismo Ares la convence de matar a Maru por ser la responsable de la muerte de su interés amoroso, pero antes de que Diana pueda aplastar con un pesado tanque alemán a la doctora Maru, los recuerdos de sus experiencias con Steve la hacen darse cuenta de que en los humanos aun tienen algo bueno dentro de ellos, donde también es capaz de escuchar lo que le dijo previamente Steve antes de su muerte, donde este último le menciona que sacrificaría su vida para salvar el día y que Diana puede salvar al mundo en el futuro, también le entrega el reloj de su padre como obsequio de despedida, argumentando que ojala tuvieran más tiempo y finalmente le confiesa que la ama. Al oír finalmente estas palabras, Diana se tranquiliza y le perdona la vida a la doctora Maru, para luego redirigir su atención a Ares, quien rápidamente intenta acabarla con unos rayos, sin embargo Diana usa sus brazaletes atrapar el ataque, para luego redirigir los rayos de regreso a Ares, matándolo de una vez por todas. Más tarde, el equipo celebra el final de la guerra en Londres, donde Diana ve una foto de Steve entre los soldados caídos en la guerra y se retira del lugar recordando cuanto lo amaba.

Devuelta en la actualidad, Diana envía un correo electrónico a Bruce Wayne agradeciéndole la placa fotográfica de ella y Steve, y sigue luchando y dando en nombre del mundo, por entender que solo el amor realmente puede salvar al mundo.