Dragon Ball Z: la batalla de los dioses

Beerus, el Dios de la Destrucción, es despertado de un largo sueño por su asistente Whis. Mientras revisa el estado actual del universo, se sorprende al saber que Freezer fue derrotado por un Saiyajin llamado Goku. Recuerda que treinta y nueve años antes, el Pez Oráculo predijo que un poderoso oponente aparecería ante Beerus llamado el Super Saiyajin Dios. Intrigado por el desafío potencial, Beerus luego rastrea a Goku hasta el planeta de Kaiosama. Goku desafía con entusiasmo a Beerus a una pelea y, a pesar de encender el Super Saiyajin 3, es derrotado sin esfuerzo. Decepcionado, Beerus se marcha para buscar a los otros Saiyajins.

En la Tierra, la fiesta de cumpleaños de Bulma es interrumpida por la llegada de Beerus. Vegeta, consciente del poder del Dios de la Destrucción, deja a un lado su orgullo para apaciguarlo, quien junto con Whis, pronto ambos desarrollan una curiosidad por la cocina de la Tierra. Mientras la fiesta continúa, la Pandilla de Pilaf intenta (y falla) infiltrarse en la fiesta para robar las Dragón balls, y se revela inadvertidamente que Videl está embarazada del hijo de Gohan. A medida que la celebración continúa, Beerus pronto es provocado por Majin Buu, quien se niega a compartir el pudín. Beerus ataca a Buu y decide destruir la Tierra cuando la Androide 18, Ten Shin Han, Piccolo y Gohan intentan luchar contra Beerus, pero todos son derrotados rápidamente. Vegeta intenta a regañadientes luchar contra Beerus al igual que Goten y Trunks, que se fusionan en Gotenks, pero ambos son derrotados también. Bulma se enoja porque la pelea arruina su fiesta y regaña a Beerus antes de abofetearlo. Cuando Beerus la golpea, Vegeta se enfurece y, a pesar de que ha sido el primero en poder darle batalla a Beerus hasta ahora, sigue siendo derrotado.