Dragon Ball Z: La batalla más grande del mundo está por comenzar

Un incendio forestal interrumpe una acampada que disfrutan Gohan, Krilin, Bulma y Oolong. Gohan y Krilin consiguen apagar el fuego y utilizar las Dragón Balls para restaurar el bosque y los animales que murieron en el incendio, y Gohan se hace amigo de un pequeño dragón al que llama Ícaro. Sin que el grupo lo supiera, el fuego fue iniciado por una sonda enviada por un pirata espacial Saiyajin llamado Turles, que ha elegido la Tierra para plantar el Árbol del Poder, que absorbe la vida de un planeta y la convierte en una fruta que, al ser ingerida, otorga al consumidor un enorme aumento de poder. Los secuaces de Turles plantan la semilla y Kaiosama advierte telepáticamente a Goku del peligro. Él, Krilin, Yamcha, Ten Shin Han y Chaoz intentan destruir el árbol utilizando explosiones de energía, pero fracasan y los secuaces de Turles los atacan y los abruman. La Tierra comienza a sentir la devastación de la absorción de vida del árbol, ya que el agua desaparece y las plantas y los animales comienzan a perecer.

Turles se enfrenta a Gohan después de darse cuenta de que el niño tiene sangre de Saiyajin y deduce que es el hijo de Goku, de quien afirma que es de la misma clase de guerrero Saiyajin, es decir un guerrero de clase baja, lo que explica su apariencia sorprendentemente similar. Gohan impresiona a Turles con su nivel de poder y es invitado a unirse a su conquista, pero se niega e intenta luchar contra Turles antes de que Piccolo intervenga para rescatarlo. Turles obliga a Piccolo a proteger a Gohan y el namekiano es derrotado. Turles crea una luna artificial y obliga a Gohan a observarla, lo que hace que se transforme en un enorme Ōzaru, que ataca a Goku pero es calmado por la aparición de Ícaro. Turles hiere a Ícaro con una ráfaga de energía que hace que Gohan entre en frenesí antes de que Goku corte la cola de su hijo con un disco destructor, regresándolo a su tamaño normal y salvándolo de las ráfagas de energía entrantes de Turles. Goku mata a los secuaces de Turles y se enfrenta a su malvado doble en la batalla.