Kong: La Isla Calavera

Es parte del reinicio de las franquicias de King Kong y Godzilla; esta precuela será la segunda entrega del MonsterVerse.

En 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, dos pilotos de caza -un estadounidense y otro japonés- se estrellan en una isla en el Pacífico Sur después de un combate aéreo cercano. Ambos se involucran en un reñido combate cuerpo a cuerpo, hasta que un gorila gigante interrumpe la pelea.

En 1973, durante el retiro de las tropas estadounidenses de Vietnam, Bill Randa (John Goodman), jefe de la organización Monarch, y su asistente Houston Brooks obtienen permiso gubernamental para investigar la recientemente descubierta Isla Calavera; para ello, contratan al excapitán del Servicio Aéreo Especial Británico (SAS) James Conrad (Tom Hiddleston) como guía de una expedición para cartografiar la isla. Randa también recluta a los Sky Devils, un escuadrón de veteranos de Vietnam dirigido por el Teniente Coronel Preston Packard (Samuel L. Jackson), su mano derecha, el Mayor Jack Chapman (Toby Kebbell) y el Capitán Earl Cole para escoltarlos a la isla. Packard ve en esta misión un desahogo a la frustración que le produce la derrota sufrida en Vietnam, decidido a superar cualquier peligro con tal de obtener una victoria antes de regresar a Norteamérica. Al grupo se une la corresponsal pacifista Mason Weaver (Brie Larson), quien planea exponerlos creyendo que es una operación militar secreta.

Al llegar a la Isla Calavera, los hombres de Packard bombardean la isla con cargas sísmicas en un intento por probar que la teoría de la Tierra hueca es verdad, a pesar de las objeciones de Conrad. Los helicópteros son atacados repentinamente por el gorilla gigante, muchos son destruidos y los supervivientes quedan divididos en dos grupos. La única esperanza de rescate es un equipo de re-abastecimiento que irá a su encuentro en el extremo norte de la isla dentro de tres días. Randa revela a Packard que en su juventud perteneció a la marina y es el único sobreviviente del encuentro de su barco con una criatura marina desconocida y el verdadero propósito de la expedición es adquirir pruebas de la existencia de los monstruos, pues está convencido de que regresarán para arrebatarles el planeta a la humanidad y hay que prepararse para exterminarlos.

Packard y sus hombres empiezan a buscar a Chapman, quien cayó en otro extremo de la isla, enfrentando diversos peligros en el camino. Mientras tanto, Conrad, Weaver, Brooks, la bióloga San Lin, el soldado Reg Slivko y el empleado de Landsat Victor Nieves (John Ortiz), entre otros, encuentran a los nativos de la isla, los Iwi y a Hank Marlow (John C. Reilly), el piloto estadounidense que se estrelló en 1944.

Marlow les explica que tras caer él y Gunpei Ikari, el piloto japonés, dejaron de lado sus diferencias para intentar salir y se volvieron mejores amigos hasta la muerte de este, también les habla de cómo formó una amistad con los Iwis y la verdad respecto al primate gigante: a pesar de su tamaño el gorila es un joven aún en desarrollo llamado Kong y es el último de su especie, siendo visto como el guardián de la isla y adorado como un Dios por los nativos ya que los protege de unas criaturas gigantescas a quien Marlow llama "Trepacráneos" (Skullcrawlers en inglés), que habitan en el subsuelo. Marlow revela que Kong atacó a los helicópteros para evitar que las bombas despertaran al más descomunal de los Skullcrawlers, llamado "El Grande", quien tiempo atrás mató a los padres de Kong y según los nativos creen que, cuando Kong muera, despertará y diezmará la superficie.

Chapman es testigo de cómo Kong vence a un pulpo gigante, lo que le hace huir al bosque, donde es devorado por un Skullcrawler. Mientras, Weaver se encuentra con un búfalo gigante, atrapado bajo un helicóptero caído e intenta rescatarlo sin éxito hasta que Kong viene y salva a la criatura sin hacerle nada a Weaver, quien queda muy impresionada por la compasión que ha mostrado.

El grupo de Conrad se desplaza por el río tras reparar un barco que Marlow y Gunpei construyeron años atrás con partes sacadas de sus aviones, cuando de pronto son atacados por criaturas aladas que matan a Nieves. Los sobrevivientes logran encontrarse con Packard, quien insiste en buscar a Chapman. Marlow conduce a regañadientes al grupo a la Zona Prohibida, un cementerio de los antepasados de Kong donde el aire es inflamable debido a los vapores que libera el suelo. El Skullcrawler que mató a Chapman ataca al grupo, devorando a Randa y matando a varios soldados antes de que Weaver lo mate al desatar una explosión. Packard culpa a Kong de las muertes de sus hombres y recupera explosivos sísmicos para atraer a Kong a una trampa y matarlo, sin embargo se hace evidente que Packard nunca tuvo como prioridad rescatar a Chapman sino recuperar las armas del helicóptero que lo transportaba para pelear contra Kong; mientras, Conrad decide llevar al personal no militar al barco para que esperen al equipo de re-abastecimiento, mientras exploran el camino, Conrad y Weaver divisan a Kong de cerca y deciden salvarlo, un sentimiento que Marlow comparte.

La trampa de Packard incapacita a Kong, y ordena a sus hombres que pongan explosivos alrededor de la criatura caída. Antes de que pueda matar al gorila, el grupo de Conrad llega y convencen a los otros soldados para que perdonen a Kong, pero Packard se niega arrogantemente, dejando entrever que sus esfuerzos para asesinar a Kong son en realidad un intento de mitigar la frustración que le produjo el fracaso en Vietnam. El grupo es repentinamente atacado por "El Grande", conocido entre los nativos como Ramarak, y escapan mientras Packard intenta detonar los explosivos pero Kong, lesionado, lo aplasta antes de ser dominado por Ramarak, que luego persigue a los supervivientes mientras corren hacia el bote. Cole es asesinado cuando su intento de suicidio contra el Skullcrawler falla, acorralando a los humanos en el proceso.

Kong embosca a Ramarak junto a un buque que había naufragado en la isla décadas atrás, dejando al gorila encadenado por el ancla del barco. Ramarak intenta atacar a los humanos, pero lo distraen tiempo suficiente mientras Kong se libera y utiliza la hélice del barco para derribarlo. Durante la lucha, Weaver cae al agua inconsciente y es rescatada por Kong, a quien el reptil ataca por sorpresa tragándose su mano derecha junto a Weaver, pero Kong le arranca las entrañas, matándolo y rescatando a Weaver. Con el Skullcrawler derrotado, Kong permite que los sobrevivientes se vayan. Algún tiempo después, Marlow vuelve a casa, se reúne con su esposa y se encuentra con su hijo por primera vez.

En una escena post-créditos, Conrad y Weaver son detenidos e interrogados en una sala por los miembros de la expedición Monarch, Brooks y Lin, siendo informados de que Kong no es el único monstruo en el mundo y que eventualmente despertarán más. Conrad y Weaver miran una proyección junto a Brooks y Lin donde les muestran unas fotografías de pinturas rupestres que representan a Godzilla, Rodan, Mothra y King Ghidorah. Pero también les muestran una quinta fotografía en la que se ve una batalla entre Godzilla y King Ghidorah. Cuando la pantalla se oscurece, se escucha el rugido de Godzilla.

Kong: La Isla Calavera - Película del MonsterVerse